Menu

El multazo del siglo: cazado a más de 900 km/h cuando el límite era de 70

multa

Sí, has leído bien. Tus ojos no te mienten. 914 km/h es la estratosférica cifra de velocidad a la que un radar de Auderghem, en Bruselas, ha pillado a Luc, el protagonista de esta historia. Durante una breve visita a esta localidad, y mientras viajaba por una carretera limitada a 70 km/h, la cámara de tráfico inmortalizó el momento en el que, supuestamente, Luc viajaba a una velocidad similar a la del sonido. Sobra decir que, obviamente, esta historia nace del error de medición de dicho elemento, que incluso tras la corrección, su velocidad aún superaba los 850 km/h.

91.4 km/h suena más razonable, aunque resulta difícil conocer la cifra real de velocidad

Tal y como informa el periódico local La Meuse, el infractor era consciente de que su velocidad en ese tramo excedía con margen los 70 km/h de velocidad máxima de la vía, pero cuál sería su asombro al abrir la multa y ver que había establecido un nuevo récord de velocidad en tierra. A pesar de esto, Luc ha aceptado la sanción de 96€ de la multa con la reducción que se aplica típicamente si se paga dentro de un plazo determinado. Aunque para él, esto no se va a quedar así.

El luxemburgués, que junto a la multa recibió una citación judicial para testificar lo ocurrido, ha impugnado su presencia ante el tribunal y ha comenzado una guerrilla judicial contra la jefatura de tráfico de Bélgica para que se reconozca el fallo del radar. Y como se dice en estos casos, “la broma le va a salir cara”, porque, según comentó Luc, ha tenido que gastarse ya más de 1500€ en abogados para poder recurrir esta infracción y demostrar que, realmente, no iba como un “pepino”.

En Planeta del Motor: Misil Tierra-Tierra: el Koenigsegg Agera RS es oficialmente el coche más rápido del mundo¿Sabes la razón de las ‘equis’ con cinta aislante en los faros de motos y coches clásicos?

Sobre el Autor

Miguel Benito

De la capital. Estudiante de ingeniería del automóvil. Convirtiendo los sueños en realidades. Desde pequeño trasteando con todo tipo de cosas que tenían ruedas. Ahora, tengo la oportunidad de hablar sobre un tipo concreto de máquinas apasionantes: los coches.

Sorry no comment yet.

Deja un comentario