Menu

¿Sabes la razón de las ‘equis’ con cinta aislante en los faros de motos y coches clásicos?

¿Os gustan los coches clásicos? ¿Y las cafe racer y motos clásicas? Si es así seguramente os hayáis percatado de que en muchas ocasiones, tanto en coches como motos, los faros tienen un extraño adhesivo, que parece cinta aislante, en forma de ‘equis’. ¿Nunca os habéis preguntado el porqué de la cinta aislante en los faros?

Hoy día la cinta aislante en los faros se usa mayormente como recurso estético, pero antes ha sido bien necesaria, y se usó primero en competición, pero es un recurso de origen bélico

Si hoy día vemos una reinterpretación de un coche o una moto clásica sobre una base contemporánea, debéis saber que estas ‘equis’ estarán ahí pura y llanamente por postureo, y ya os dejamos claro que a nosotros los añadidos superfluos, como las falsas salidas de escape que tan de moda están, no nos gustan, pero con estas marcas en los faros hemos de reconocer que se evoca al encanto de los coches y motos de competición de antaño.

Actualmente, el faro de un coche suele estár cubierto con una carcasa compuesta por, la mayoría de las veces, termoplásticos, y además de proteger tanto la lámpara, como el reflector y los dispersores del faro, una de sus funciones es fijar su estructura a la carrocería del coche. Antaño el material más utilizado para proteger el interior del faro era el cristal.

¿Y qué pasa si una piedra impacta en un faro? Hoy día probablemente nada, si el impacto es muy fuerte podría dañar la carcasa pero rara vez la piedra atraviese la pieza. Si por contra los faros fueran de cristal, lo más probable es que resquebrajara la carcasa en varios trozos y estos cayeran al suelo, suponiendo no sólo riesgo de pinchazo para los demás corredores por aquel entonces, sino también para la fauna y viandantes, además de riesgo de incendio en temporadas de verano.

Añadiendo estas ‘equis’ con cinta aislante a los faros de cristal, no se garantizaba, ni mucho menos, que el cristal aguantara el impacto sin resquebrajarse, pero sí que la carcasa aguantara toda de una sola pieza, y si esta cayera al suelo sería mucho más fácil localizarla.

Como mencionamos anteriormente, estas ‘equis’, tienen origen bélico, y era común ver en edificios y casas de zonas propensas a bombardeos ventanas “marcadas” con estas señas, y el motivo de ello era exactamente el mismo que el que tienen en los faros de los coches y motos; en caso de bomba mantener unida la lámica de cristal y aunque se resquebraje a causa de la onda expansiva, se evitaba que hiciera añicos la ventana y la convirtiera en afiladas balas de cristal, sumando otro peligro al que ya de por sí tiene un explosivo.

En Planeta del Motor: Si estás pensando en comprar un clásico este Peugeot 205 GTi de una anciana es una opción muy interesante | Lancia Delta Futurista: la versión romántica de Automobili Amos del mítico compacto italiano

Sobre el Autor

Álex González

Ya de chico todo el mundo sabía que de regalarme algo, tenía que ser relacionado con coches. Y unos veinte años más tarde la cosa no ha cambiado. Siempre a la última en actualidad del motor y las nuevas tecnologías que lo rodean.
Comment 1

Deja un comentario