Menu
Banner Colombes

La prueba de por qué renovar la suspensión de tu viejo deportivo es una gran idea

Lo cierto es que el tiempo pasa igual para todos; incluso para el mítico Porsche 911. Hablamos hoy en concreto del 996 Carrera.

Equipado con un bloque de 3.6 litros que brinda una potencia de 300 caballos, este Porsche fue el primer 911 en incorporar un sistema de refrigeración por agua. Con un par máximo de 350 Nm a 4.600 rpm, es capaz de acelerar hasta los 100 km/h en tan sólo 5,2 segundos, además de alcanzar una velocidad máxima de 280 km/h

Algunos de los seguidores de la marca de Stuttgart no acogieron bien la línea de este modelo que nace como resultado de una serie de novedades heredadas del 911 GT1 y del Boxster. Detalles como sustituir los característicos faros ovalados en favor de unas ópticas más grandes para integrar intermitentes y luces de carretera, nunca han llegado ser aceptados entre los más puristas. Esta disposición sería abandonada en posteriores generaciones.

Por otro lado, la fiabilidad de algunos de estos 911 refrigerados con agua se ha visto comprometida. Un defecto de fabricación del conocido como rodamiento IMS hace que muchos compradores se lo piensen seriamente por miedo a sufrir una catastrófica avería que persigue desde hace tiempo a estos modelos. La rotura del IMS requiere un cambio completo de motor, una reparación de más de 14.000€Por ello, a día de hoy el Carrera 996 es el Porsche 911 con menor cotización dentro del mercado de segunda mano (podemos encontrar alguno alrededor de los 20.000 euros).

Con la transformación el Porsche 996 gana en manejabilidad, paso por curva y aceleración

Después de 18 años y más 88.000 kilómetros a sus espaldas, el comportamiento de esta unidad de la fábrica de Stuttgart se ve ciertamente comprometido. Si ya de por sí se trata de un coche que peca de subvirador, el desgaste de la suspensión se traduce en molestas vibraciones, cabeceos continuos en el paso rápido por curva y una clara perdida de tracción. Todos estos problemas son los que afectan directamente al sistema MacPherson que monta en su parte delantera y al sistema multibrazo trasero.

El deportivo germano que, después de adquirir por 55.000 libras, nos presenta en este vídeo Mat Watson, se somete a una actualización que renueva por completo su suspensión: coilovers de la mano Ohlins Road, bujes de poliuretano de Powerflex, más unas barras estabilizadoras ajustables y unos acoples de Tarett Engineering, completan una inversión valorada en algo más de 4.500 euros. 

El trabajo, a manos del equipo de 911 Design, sustituye una suspensión heredada del viejo Boxster por un sistema configurable de competición. Este desarrollo afecta de manera radical sobre el rendimiento de un coche que, no olvidemos, carece de control de tracción. Las ganancias, como podemos comprobar en el vídeo, se traducen en una mejor manejabilidad, un paso por curva mucho más preciso e incluso una mejor respuesta en la aceleración. No hay más que ver la cara del bueno de Mat.

 

Fuente: Carthrottle

Artículos relacionados: Un minuto de Porsche 911 GT3, un minuto de sonido visceral a 9000 rpm | Confirmado: debut de Porsche en Gran Turismo

Sobre el Autor

Javier Jiménez

Sorry no comment yet.

Deja un comentario