Menu
Banner Colombes

Sistemas de sonido amplificado y escape activo, ¿genialidad o herejía?

A lo largo de toda la historia del automóvil, una de las premisas constantemente evolucionadas ha sido la de ir equipando paulatinamente tanta seguridad como la tecnología del momento pudiese ofrecer.

Por supuesto, todos estos avances no han sido en vano, y gracias a ellos hoy día podemos disfrutar de tecnologías que hace 20 años sólo equipaban vehículos de gama alta, por ejemplo, el ABS (sistema de anti-bloqueo de frenos). Estructuras más resistentes, puertas reforzadas, mejores aislamientos y la mejora de técnicas de fabricación y ensamblaje nos han ido alejando del corazón del vehículo, del motor, y han ido haciendo de nuestros vehículos masas cada vez más pesadas.

Para entrar en materia, un Renault Megane de 1998 pesaba 1.050 kilos, el modelo de 2002, 1.250 kilos, y el modelo que se vende a día de hoy coquetea con los 1.300 kilos. Este aumento de peso merma las prestaciones y repercute negativamente en la autonomía, y por tanto en la ecología.

Y en los tiempos que corren, y con las normativas anti contaminación a la orden del día, la primera cabeza de turco es el sector de la automoción, con severas medidas que obligarán a los fabricantes en reducir en más de un 50% las emisiones de CO2 antes del año 2020. Y la vía rápida de los fabricantes es bajar la cilindrada de los motores (hacer más pequeño el motor) manteniendo la potencia a base de sistemas de sobre alimentación, sistemas de parada y arranque del motor, catalizadores de escape… Y un largo etcétera que podría alargar aun más esta introducción.

¿Y qué tiene que ver todo esto con el tema que nos ocupa hoy? Casi todas estas medidas (por no decir todas) a la hora de fabricar un automóvil con ciertas premisas deportivas son un claro déficit que hay que afrontar. Una de las bazas preferidas de los fabricantes para ensalzar las sensaciones de conducción es hacernos llegar de mejor manera el sonido del motor. El aislamiento acústico nos impide oírlo con claridad, las gruesas puertas y carrocerías de hoy día tampoco ayudan ¿Y qué hacemos para lidiar con esto? Pues habrá que exagerar algunas cosas… O inventar otras, y es aquí donde entran en juego los sistemas de sonido amplificado y escape activo.

Sistemas de escape activo

¿Qué es un sistema de escape activo? Básicamente, consiste en un botoncito, que activa y desactiva unas válvulas situadas en los sistemas de escape de algunos coches. Al activar el botón las válvulas se abren, dejando el escape más libre y haciendo que el sonido del motor salga sin restricciones (o sin todas las que debería tener) y que los gases generados fluyan de una manera más directa. Para muestra, un vídeo en el que se aprecia claramente la diferencia de estar las válvulas activadas a no estarlo.

Primero con el sistema de escape activo, el motor deja notar más su presencia al ralentí, y cuando se pisa a fondo el motor deja notar la subida de vueltas de manera contundente, con claros petardeos al soltar el acelerador. Después, con el sistema fuera de juego, el sonido al mínimo de revoluciones se aprecia menos y ya no están esos petardeos ni el escándalo al pisar el acelerador a fondo.

Hasta aquí todo bien, en este caso Jaguar nos da la posibilidad de escuchar el sonido que el motor genera “naturalmente”, retocándolo en la salida al exterior para un mayor énfasis en la sensación de deportividad.

Sistemas de sonido amplificado

Habida cuenta de la complicación que esto puede generar en el desarrollo de un modelo, algunas marcas han decidido perder parte de su dignidad en el camino, y hacer que de los altavoces salga el sonido del motor reproducido… Sí, como si de una canción se tratase. BMW, por ejemplo, en sus modelos M lo hace sin ningún tipo de tapujos. Más abajo os dejo otra muestra en forma de vídeo, en el que se nota claramente la diferencia del sonido a través de los altavoces primero, y luego, retirada de fusible mediante, el sonido deja de ser tan evidente dentro del habitáculo.

Y para desfasar del todo, Renault se unió a la fiesta con su R-Link, que ya no es que emule el sonido del motor del Renault Clio en cuestión, si no de un Clio V6, un Renault Laguna Coupé… E incluso el de un Nissan GT-R. En este caso puedo llegar a entender que un Clio equipe este tipo de aplicación, es algo que engancha y te da a elegir entre varios tipos de sonidos, y si quieres elegir no escucharlo, no lo escuchas.

Y esto es sólo el principio de una larga lista de marcas aficionadas al estéreo.

No debería pasar que una marca como BMW, con el legado histórico y deportivo que tiene a sus espaldas, deba recurrir a un sistema de sonido del motor simulado por los altavoces. Tienes un buen coche, con un motor de seis u ocho cilindros y caballos a raudales, pero casi todo el sonido de estos grandes motores te llega a través de los altavoces y de manera simulada… Sólo les falta un monovolumen en su gama (…).

Sobre el Autor

Álex González

Ya de chico todo el mundo sabía que de regalarme algo, tenía que ser relacionado con coches. Y unos veinte años más tarde la cosa no ha cambiado. Siempre a la última en actualidad del motor y las nuevas tecnologías que lo rodean.
Comments (12)
  • Top 5 anuncios de vehículos: Actuales - Planeta del Motor

    […] puesta en escena superior, música épica y por supuesto, el motor del F-Type rugiendo (sobre todo cuando pulsas el botón del ruido) Bien lejos queda esa imagen de marca estirada y clásica, pero sin quitarse bajo ningún momento […]

  • Alpapel

    Para mí los sistemas de escape activo son un verdadero acierto… es como si pudieras elegir entre dos líneas de escape, la de ir a por el pan y la de ir al trackday… pero que el sonido del motor se reproduzca por los altavoces me parece una solución para los que “les gusta los coches” pero no son aficionados y quemadillos como los que visitamos esta página.

    Por cierto, alguien se ha fijado en que ese clio RS lleva cambio manual? Por qué en España no tenemos esta opción??

    Un saludo, y mucha suerte con el proyecto!

    • Álex González

      El Clio que sale en el vídeo es un Clio normal, no un RS, este sólo se vende con el cambio EDC de Renault en todos los mercados. Un saludo y gracias!

  • arribi

    a mí no me gusta lo del sonido sintetizado y menos en la forma que lo tiene el Clio RS, en el que puedes elegir distintos sonidos de motor (poseo un Clio 197). sé que son los tiempos que corren, y que el aislamiento sonoro, los turbos y la inyección directa matan el sonido, pero me parece triste.

    PD: mucha suerte en vuestro proyecto!

    • Alex Gonzálex

      Lo primero, muchas gracias, estamos trabajando con mucha ilusión en este proyecto.

      El sonido sintetizado, desde luego no es cosa de agrado, pero en un Clio como en el del vídeo, que es una versión normal, puedo llegar a entenderlo como un juguetito para entretenerse un rato. Otra cosa es que todo un M5 te engañe de esa manera…

      Saludos!

    • Fernando Poveda

      Sólo vería sentido al sonido sintetizado del Clio (R-Sound Effect) si los niños pudieran conducir. Si en un Clio “normal” no me gusta, imaginaos en un RS… ¡HEREJÍA!

Deja un comentario