Menu

Colores de los humos de escape: ¿qué le pasa a mi coche?

Hace ya bastantes años, cuando aún andaba por la pubertad, tuve que hacerme experto en distinguir humos de escape. El motivo: saber carburar mi pequeño coche radiocontrol. Según el color y la densidad (además de tener en cuenta su sonido) se deduce cómo de “fino” o “gordo” va el coche y según esto se procede a tocar aguja de altas por aquí, aguja de bajas por allá, tornillo de ralentí… ¡Un follón!

Era escuchar al coche, saber qué necesitaba para ir más rápido. Muchos de los que me leéis quizá hayáis carburado alguna vez un coche, pero de los de verdad. Por suerte o por desgracia, según quién seas, con los modelos actuales eso ya no hay que hacerlo.

En este caso os voy a hablar de los humos del tubo de escape pero para otra cosa, para saber si a vuestro coche le pasa algo. Solo tendrás que ver de qué color es.

Humo GRIS

Empezamos con el más complicado, puede suponer varias cosas. Un humo de color gris podría significar un mal funcionamiento o un atasco del Sistema de Ventilación Positiva del cárter (PCV). Podrás añadir una prueba más para determinar que este es el fallo si el coche tiene alguna fuga de aceite. Estas pérdidas de aceite se deben a la presión que se genera en la válvula de PCV si está atascada. No os asusteis, si vuestro coche echa humo gris por esto, la reparación es rápida y barata en cualquier taller

humo-gris-tubo-de-escape

Por otro lado, que de nuestro coche salga un humo gris también puede significar que está quemando aceite o que el turbo no está muy bien. Eso ya no suena tan bien…

Humo AZUL

Hemos dicho que si el humo procedente de los gases de escape es gris puede suponer que el coche está quemando aceite, si es azul también. ¿Quemando aceite cómo? Al haber piezas y/o juntas defectuosas o desgastadas, el aceite que debe estar en las zonas que deben estar lubricadas pasa al interior de la cámara de combustión, donde será quemado junto con el combustible durante el proceso normal. Si la combustión se está produciendo con aceite y este aceite lo está expulsando nuestro tubo de escape… Así es, nuestro coche está perdiendo aceite.

No solo te darás cuenta por el humo, además olerás el aceite quemado.

humos-escape-coche-03

De esta manera si quieres descartar o asegurar que el fallo es por esto, lo mejor es que revises el nivel de aceite. Y como solución, cambiar las piezas que puedan estar defectuosas, como la guía de las válvulas o los anillos del pistón.

Como con el humo gris, a parte del problema del aceite, también puede significar que tenemos un problema en el soplado del turbo.

Humo NEGRO

Cuántas veces hemos ido por una carretera de doble sentido y hemos visto cómo el coche de delante pega un pisotón para adelantar y… ¡tinta de calamar! Digo el de delante por no decir el nuestro, que esperemos que no.

carbonilla

Si el humo del escape es negro está claro que el coche está quemando mucho combustible en el proceso de combustión. Esto sobre todo ocurre en los diésel. Las causas de este problema se deben a fallos en el filtro de aire del motor, en sensores encargados de la inyección, en los mismos inyectores o en el regulador de la presión de combustible. La obstrucción del circuito del retorno de combustible también puede ser una causa.

Si nuestro vehículo echa humo negro tanto con el pisotón como sin él puede ser debido a otra cosa.

Desde hace una década prácticamente, los motores diésel incorporan un sistema para reducir los niveles contaminantes. Lo que hace este sistema es aprovechar los gases de escape, los vuelve a introducir en el tiempo de admisión para reutilizarlos. Así, los gases se “reutilizan” un poco y a su vez, la expulsión de la concentración contaminante de estos se reduce. El color negro aparece por la carbonilla. La carbonilla es el residuo que forman los gases al recircular por el motor. De esta manera, al soplar aire al acelerar, se produce un efecto barrido que mueve toda la carbonilla alojada en el interior del circuito de escape.

Lo mejor es que de vez en cuando circules a una velocidad fija con un régimen de motor un poco alto, de esta manera se forma menos carbonilla pero además la que ya está acumulada se arrastra más progresivamente que con un pisotón.

Las culpas a la EGR

De hecho puede que este humo se deba a problemas con ella. Podría haber un funcionamiento defectuoso. Al acelerar y necesitar aire rico en oxígeno, la válvula no se cierra por completo para que entre aire limpio. Por consecuencia, el combustible se mezcla con el gas recirculante procedente del escape haciendo que la mezcla no esté en las proporciones de oxígeno óptimas. Al no quemarse por completo todo el carburante sale humo negro.

Del mismo modo podemos tener una toma de aire en el colector de admisión en mal estado o que el caudalímetro no funcione bien.

Un filtro de aire sucio puede provocar también la salida de gases negros ya que el aire de admisión no entra limpio.

Si vuestro coche emite humo negro también lo notará vuestro bolsillo…

Humo BLANCO

Fumata blanca, ¡Habemus Papam! y líquido refrigerante quemándose. Que se esté quemando refrigerante puede suponer que tengamos la famosa avería de la junta de culata. También puede haber una grieta en el bloque motor.

En este caso el bolsillo no notará las pérdidas por el desembolso de combustible sino por la reparación…

Aunque parezca que tu coche no tiene ningún problema, si detectas esto, toma medidas. Evitarás que la factura de la reparación sea mayor aún. Una fuga en el líquido refrigerante no solo hará que tu coche desprenda humo blanco sino que puede puede desencadenar en sobrecalentamiento y provocar daños muy graves en el motor. Además, el refrigerante que se fuga va a parar a zonas donde el aceite lubrica y créeme que la mezcla que se forma no tiene nada de buena pinta. No hace mucho tuve que limpiar un depósito de líquido refrigerante y el circuito correspondiente.

El humo blanco del que hablamos debe ser denso, si por el contrario sale en muy pequeñas cantidades no es más que producto de la condensación en el interior del sistema de escape. Te darás cuenta de que pasado un rato este humo desaparece.

humo

Humo MARRÓN

Por este no debes preocuparte mucho. Suele ser consecuencia de una oxidación de gases, esto no supone ningún problema.

 

Tienes que saber que aunque a partir del humo puedas intuir alguna avería en tu coche, también podrías tener alguna de las nombradas y no apreciar que tu escape emane ningún tipo de humo. Por otro lado, hay muchas más averías que pueden deducirse de estos humos de escape, y que van en función de si el motor es diésel o gasolina. Aquí están las más comunes pero si tienes alguna duda siempre puedes ponerte en contacto con nosotros.

¡Espero que no veas humo de ningún color por tu retrovisor!

Sobre el Autor

Rafa Rivera

A décimas de segundo de ser Ingeniero Aeroespacial. Nací en Córdoba y me crié entre un Escort y un Fiesta SuperSport. Enfadado con el mundo desde que en mi casa se compró un Ford Ka. Mi cabeza es una base de datos de coches, y solo coches, en constante actualización y estoy aquí para compartirla contigo.
Comments (3)
  • Francisco

    Hola Rafa Soy Francisco de Aguilar me gustaría ponerme en contacto contigo me gusta tu página. Un saludo.

    • Rafa Rivera

      Hola Francisco. Muchísimas gracias, es todo un halago.
      Puede ponerte en contacto conmigo en: rafa@planetadelmotor.com o con todo el equipo de Planeta Del Motor a través del correo: contacto@planetadelmotor.com

      Es un placer 🙂
      Nos leemos, un saludo.

  • arribi

    muy útil esta entrada, a muchos les servirá de guía.

Deja un comentario