Menu

Prueba Subaru XV 2018: ¿el SUV más en forma del mercado?

Subaru XV

Llevaba tiempo con ganas de sentarme frente al volante del protagonista de esta prueba: el Subaru XV 2018. Después de haber probado varios modelos del popularizado segmento C-SUV durante los últimos meses, tenía la sensación de no haber encontrado ninguno que realmente garantizase al cien por cien la definición que encontramos en este acrónimo (Sport Utility Vehicle).

Subaru propone una profunda actualización sobre el diseño, la mecánica y el equipamiento del XV para convertirlo en una de las referencias de su segmento

El concepto de deportividad suele resultar bastante descafeinado entre las diferentes alternativas que encontramos en el mercado. En otras ocasiones, las capacidades off road terminan siendo muy limitadas y tan sólo encontramos una falsa sensación de seguridad por el hecho de conducir sentados en un posición más elevada de lo habitual. Como iremos viendo a lo largo de la prueba, el nuevo Subaru XV es un coche honesto con serios argumentos para posicionarse entre los mejores de su segmento.

La firma japonesa cuenta con un largo recorrido en el desarrollo de vehículos con sistema de tracción total. Esto, sin duda, supone un tanto a su favor y se convierte además en un factor diferenciador frente algunos modelos de su competencia. Como veremos a lo largo de la prueba, el Subaru XV es un todocamino que si por algo destaca es por su buen comportamiento fuera del asfalto gracias en parte al famoso sistema Symmetrical AWD de Subaru. El conjunto se completa con un motor de gasolina de estructura bóxer y una transmisión automática de tipo variador continuo.

Subaru XV

El nuevo Subaru XV llegó al mercado a finales del año pasado y presenta una importante actualización respecto al modelo que ya conocíamos. Estamos ante la segunda generación de un vehículo que, a pesar de guardar un notable parentesco a nivel estético con su predecesor, estrena plataforma y ha sido completamente actualizado. Las novedades tienen que ver con un nuevo diseño, un mayor grado de equipamiento y la excelente calidad percibida en sus acabados. Su nueva arquitectura modular, denominada Subaru Global Platform, servirá como base para los futuros lanzamientos de la firma japonesa de aquí a 2025. Esta plataforma resulta entre un 70% y un 100% más rígida que la anterior y además es un 40% más dura.

El Subaru XV 2018 se asienta sobre una nueva plataforma global que servirá como base para los futuros lanzamientos de la firma japonesa de aquí a 2025

El XV compite en el mercado con modelos como el Nissan Qashqai, el SEAT Ateca, el Renault Kadjar, el Kia Sportage, el Jeep Compass o el Peugeot 3008. Su precio base parte de los 21.900 euros. Nuestra unidad de pruebas cuenta con el acabado Executive Plus, el más alto de la gama. Si tenemos en cuenta varios accesorios que podemos añadir desde el configurador de la marca su precio final es de 30.349 euros. Nos ponemos en marcha para analizar todos los detalles de este crossover de tamaño compacto.

Diseño exterior

A pesar de mantener una imagen muy similar a la que ya conocíamos, el nuevo Subaru XV recibe una interesante actualización para ofrecer un look más deportivo, resistente y robusto. Una evolución que podemos calificar de conservadora por la buena aceptación que ha tenido en la mayoría de los mercados en los que se ha comercializado. Lo cierto es que, en primera instancia, el coche no parece un SUV sino que se asemeja más a lo que podríamos llamar una ranchera sobreelevada. Aún así, el XV denota un evidente espíritu campero lo mires por donde lo mires.

Las dimensiones del vehículo se ven afectadas por el empleo de la nueva plataforma. Las nuevas medidas son de 4,46 metros de largo, 1,80 de ancho y 1,60 de alto. La distancia entre sus ejes crece 3 centímetros respecto a su predecesor, algo que como veremos más adelante, juega en favor de su habitabilidad.

Subaru XV

Sobre el frontal podemos apreciar unos faros de nueva factura con tecnología Full LED que se parecen mucho a los del nuevo Outback. Su diseño, más afilado, concede una mirada más agresiva al crossover japonés. Según Subaru, las luces diurnas de LED simulan unos pistones para reforzar la imagen de la tecnología bóxer característica del fabricante. La parrilla, de diseño hexagonal y color negro, se sitúa algo más baja que en la anterior versión. El emblema de Subaru luce en posición central sobre un embellecedor cromado que atraviesa longitudinalmente la calandra.

Haciendo un guiño a la tecnología bóxer que Subaru emplea en sus motores, los japonenes han diseñado las luces diurnas LED del nuevo XV en forma de pistón

En el lateral los cambios son mínimos. Los pasos de rueda, acabados en negro carbono, albergan llantas de 17 o 18 pulgadas en función del acabado elegido. Las nuestras, de 18 pulgadas y acabado bitono, vienen montadas sobre un juego de neumáticos Bridgestone Dueler H/P Sport de medida 225/55. El perfil estrena protecciones a lo largo del vehículo. Este factor unido a sus 22,1 centímetros de altura libre sobre el suelo refuerza el carácter off road de este SUV. En sintonía con todo ello unas barras de techo en color gris. Nuestra unidad, con acabado Executive Plus, también contaba con techo solar eléctrico.

Subaru XV

El cambio más significativo que encontramos en la trasera tiene que ver con los pilotos que pasan a tener un diseño horizontal e invaden parte del portón trasero. Esto aporta sensación de anchura al conjunto. Sobre la parte inferior vemos que los faros antiniebla están integrados dentro de unas protecciones que conectan con las del lateral. Subaru ofrece una paleta de nueve tonos de carrocería para esta nueva versión del XV. Nuestra unidad de pruebas lucía el atrevido color Sunshine Orange que tiene un sobrecoste de 550 euros.

Diseño interior y equipamiento

Lo primero que nos llama la atención es el buen acceso que ofrece el nuevo Subaru XV. El amplio ángulo de apertura de sus puertas permite que nos acomodemos rápido y sin problemas. Desde el interior del coche apreciamos un diseño orientado a lo funcional, al igual que ocurría en la generación precedente. Sin embargo, la calidad percibida tanto de los materiales empleados como sus ajustes crece hasta el punto de darnos la sensación de estar a bordo de un vehículo premium. Se nota que los japoneses han invertido bastante tiempo y esfuerzo para mejorar este apartado. El ambiente del habitáculo es ahora mucho más moderno y atractivo.

Sorprende la grata sensación de calidad que percibimos desde el interior del habitáculo gracias al buen ajuste de los materiales empleados

Lo segundo que más nos ha gustado es el amplío espacio que hay para los ocupantes tanto en la parte delantera como en la trasera. Es un denominador común en la mayoría de los modelos de su segmento que no podía faltar en este renovado Subaru XV. La postura de conducción es bastante elevada y los asientos, tapizados en cuero negro y tela con microperforaciones, son muy cómodos aunque echamos en falta algo más de sujeción lateral cuando circulamos por tramos sinuosos. No hemos encontrado problemas de visibilidad ya que contamos un una amplia luneta trasera y cámara de visión trasera. Todos los elementos parecen haber sido meticulosamente estudiados para estar dispuestos al alcance del conductor y que éste no se vea obligado a desviar su mirada de la carretera.

Subaru XV

En nuestra versión Executive Plus, tanto la plaza del conductor como la del acompañante son calefactables en dos intensidades. Este es un extra que siempre es bien acogido. El reposacabezas, además de la regulación en altura, puede acercarse o alejarse de la nuca. También nos gusta mucho el pespunte en color naranja que se deja ver sobre el volante, el salpicadero, las puertas y los asientos. Este detalle aporta un toque de contraste al habitáculo que además de sentarle muy bien le dota de un aire más deportivo. A esto se le suman unos pedales acabados en aluminio con tachuelas de goma para evitar resbalamientos.

La nueva plataforma global permite ganar en habitabilidad y convierte al Subaru XV en uno de los SUV más confortables del mercado

Entre medias de las plazas delanteras encontramos un práctico reposabrazos que en su interior cuenta con dos tomas USB para cargar dispositivos móviles, toma de mechero y espacio más que suficiente para guardar las gafas de sol, la cartera o las llaves. Además, en todas las puertas encontraremos suficiente espacio para almacenar botellas de hasta medio litro. En el plafón del techo y junto a los mandos encargados de accionar las luces interiores de cortesía tenemos los botones para activar o desactivar el control de cambio involuntario de carril y la frenada de emergencia.

Subaru XV

En la banca trasera hay espacio suficiente para que puedan viajar relativamente cómodos tres adultos de hasta 1,85 metros de altura. Sorprende el espacio libre para las piernas y sobre la cabeza, que resulta más propio de una berlina que de un crossover. La plaza central resulta algo más incómoda al tener el túnel central elevado y un respaldo algo más duro por el hecho de ser abatible. La banca trasera cuenta con anclajes Isofix y Toptether para fijar sillitas infantiles y es abatible en disposición 60/40.

El Subaru XV recibe un nuevo volante multifunción -regulable en altura y profundidad- más pequeño desde el que podemos controlar el control de crucero, el sistema de audio y el manos libres. Para mi gusto encontramos demasiados botones (trece en total) en esta zona. El principal problema es que pueden llegar a distraer nuestra atención e incluso en algunas ocasiones llegan a ser accionados sin querer al maniobrar. Tras él, unas pequeñas levas nos permiten jugar con el cambio cuando queremos conducir en modo secuencial. Hay que decir que con este modo el coche gana en dinamismo y respuesta. No obstante, lo más normal es que la gran mayoría de conductores no llegue a tener apenas contacto con este elemento.

Subaru XV

El panel de instrumentos está formado por dos grandes esferas analógicas y una pequeña pantalla a color en posición central. En ésta podremos ver información relacionada con la presión de los neumáticos, la autonomía, el tiempo de viaje, la velocidad, el ahorro logrado por el uso del Star/Stop y el consumo medio e instantáneo.

Los trece botones dispuestos sobre el volante resultan excesivos y quizás hubiese resultado más acertado optar por otra alternativa más funcional

La superficie acolchada del salpicadero combina con plásticos duros pero de buen ajuste sobre la parte inferior. El sistema de infoentretenimiento cuenta con dos pantallas. La pantalla principal, de 8 pulgadas, recibe una completa actualización y pasa a ser compatible con Android Auto y Apple Car Play. Su comportamiento es bueno, al igual que la respuesta táctil. El sistema no incluye navegador sino que se sirve de la tecnología Mirror Link para reproducir la aplicación GPS del teléfono móvil en la pantalla del coche. Esto tiene la ventaja de contar siempre con una cartografía actualizada, pero también el problema de que en caso de perder la cobertura deja de funcionar.

Subaru XV

Justo por debajo encontramos tres ruletas encargadas de gestionar el climatizador y un hueco engomado para dejar objetos. Aquí tenemos dos tomas USB, un puerto auxiliar y la clásica toma de 12 voltios. El sistema de climatización es uno de los elementos del coche que se puede manejar mediante el control por voz. En la parte alta del salpicadero tenemos un pequeño display a color que nos dará información sobre diferentes datos relacionados con el sistema de tracción, el sistema de climatización, la temperatura exterior, la temperatura del aceite o el grado de inclinación, entre otros. Tras la palanca de cambios, el Subaru XV equipa cinco botones que dan acceso al X-MODE, al control de pendientes, a los asientos calefactables y al freno de estacionamiento eléctrico.

Bravo por Subaru que incluye de serie en toda la nueva gama del XV el completo sistema de seguridad EyeSight que viene cargado de asistentes a la conducción

Mención especial merece el denominado sistema EyeSight que funciona mediante dos cámara estereoscópicas situadas en la parte superior del parabrisas. Este paquete que Subaru incluye de serie en toda la nueva gama XV está formado por un interesante conjunto de elementos de seguridad activa y pasiva. Sus funciones asociadas tienen que ver con un sistema de frenado de emergencia y control de precolisión del acelerador, control de crucero activo, alerta de cambio de carril, cambio automático de luz de carretera, detección de objetos en ángulo muerto, asistente de tráfico trasero y el SRH o sistema de alumbrado activo en curva.

Subaru XV

El maletero ofrece un volumen de carga de 385 litros. Si bien no es de los más grandes de su segmento, sus formas regulables lo hacen muy aprovechable. Por encima podemos encontrar modelos en el mercado actual como el Nissan Qashqai (430 litros), el Renault Kadjar (472 litros) o el Peugeot 3008 (520 litros). Por debajo, el Fiat 500 X (350 litros) o el Toyota C-HR (377 litros). El portón es ancho aunque la boca de carga se encuentra en una posición bastante elevada. Esto hace que la carga de bultos grandes y pesados no resulte del todo sencilla. Con los asientos traseros plegados la capacidad se amplía hasta los 1.310 litros. Bajo la superficie de carga encontramos un hueco para guardar los triángulos de emergencia y un kit antipinchazos. Dadas las características del coche, echamos en falta la presencia de una rueda de repuesto. Para evitar que la tapicería del maletero se ensucie Subaru ofrece de manera opcional un protector de fondo muy recomendable por 60 euros.

Subaru XV

Subaru ofrece cuatro niveles de equipamiento para la gama XV: Sport, Sport Plus, Executive y Executive Plus. Desde el grado más básico el equipamiento de serie es abundante. Independientemente de la opción elegida elegido existe un denominador común: los bloques de gasolina. El Subaru XV está disponible únicamente con un bloque 1.6 de 114 CV de potencia o el motor 2.0 de 156 CV que equipa nuestra unidad. Para todos aquellos compradores que se estén preguntado por la disponibilidad de mecánicas diésel, Subaru continúa ofreciendo en su web el modelo anterior.

Si echamos un ojo al mercado y buscamos algunos modelos con un nivel equipamiento y motorización similar al que monta nuestra unidad encontramos las siguientes alternativas:

  • Jeep Compass 1.4 Multiair 2 170CV 4X4 desde los 37.530 euros.
  • Mazda CX-5 SKYACTIV-G 2.0 160 CV 6AT 4WD desde los 36.550 euros.
  • Peugeot 3008 GT Line PureTech S&S 180 CV desde los 34.100 euros.
  • Opel Grandland X Ultimate  1.2 Turbo 130 CV desde los 33.600 euros.
  • SEAT Ateca Xcellence Plus 1.6 TDI 115 CV DSG-7 Start/Stop desde 32.681 euros.
  • Nissan Qashqai Tekna + dCi 130 CV 4X4 desde los 32.250 euros.
  • Kia Sportage 1.6 T-GDi 177 CV 4×4 desde los 28.817 euros.
  • Renault Kadjar Energy TCe EDC 130 CV desde los 23.591 euros.

Motor

Como hemos señalado antes, la gama de motores del Subaru XV está formada por dos bloques de gasolina: el 1.6 litros de 114 CV y 2.0 litros de 156 CV, ambos asociados a una caja de cambios automática Lineartronic. Nuestra unidad de pruebas equipa la segunda opción que a su vez es la más interesante y equilibrada. Esos 42 CV servirán de gran ayuda a la hora de viajar con toda la familia a bordo o afrontar situaciones complicadas en conducción fuera de carretera. Esta mecánica ofrece una entrega de potencia suave y progresiva. Será durante el primer tercio del recorrido del acelerador cuando encontremos la respuesta más agradable. Subaru no pensó en crear un coche con pretensiones deportivas sino un vehículo de corte familiar para el día a día.

Como buen atmosférico, el Subaru XV nos obliga a trabajar en la parte alta del cuentavueltas para lograr exprimir todo el potencial de su motor de 2.0 litros y 156 CV

Para llegar a encontrar los 196 Nm de par máximo que ofrece el motor bóxer atmosférico de nuestro Subaru tendremos que hacerle trabajar por encima de las 4.000 rpm. Si hablamos de números, el Subaru XV es capaz de hace el 0 a 100 km/h en 10,4 segundos y alcanza una velocidad máxima de 194 km/h. La sensación es que el motor mueve con soltura los 1.440 kg de peso que refleja en seco el SUV nipón sobre la báscula. La capacidad del depósito es de 63 litros.

Subaru XV

Cabe señalar que se han sustituido el 80% de los componentes que tenía el bloque anterior con el objetivo de reducir su peso y consumos. La caja de cambios CVT Lineartronic también es ahora 7,8 kilos más ligera. Ésta última enfoca todo su rendimiento hacia la eficiencia y la conducción relajada. Si la exprimimos y llegamos a la parte alta del cuentavueltas se vuelve algo más torpe y menos reactiva.

Comportamiento dinámico

Nada más arrancar no percibimos ninguna vibración ni ruido extraño lo cual demuestra que el habitáculo está bien aislado. Tan sólo notaremos algo más de rumorosidad al hacer trabajar la caja de cambios CVT a altas vueltas. No tardamos mucho en realizar los reglajes oportunos y ponernos en marcha. Durante los siete días que hemos convivido con el Subaru XV hemos conducido por ciudad, carretera y campo para ver hasta dónde es capaz de llegar este SUV.

Los cuarenta años de experiencia de Subaru en el desarrollo de su sistema de tracción Symmetrycal AWD hacen que el XV vaya un paso más allá que cualquier SUV del mercado hasta el punto de comportarse como un auténtico todoterreno

Ya en el camino rápidamente nos damos cuenta de lo bien que anda el crossover japonés. La calidad de rodadura es uno de sus puntos más destacados gracias, en parte, a una nueva suspensión que reduce el balanceo de la carrocería hasta en un 50% respecto al modelo precedente. En este punto algunos SUVs acusan demasiado balanceo hasta el punto de resultar incómodos. No es el caso del XV que resuelve sin problemas cualquier tipo de bache o imperfección del terreno.

Subaru XV

Más allá del asfalto el Subaru XV cobra todo su sentido. A pesar de estar a bordo de un vehículo encasillado en la categoría SUV tenemos la sensación de estar a bordo de un auténtico todoterreno. Sorprende el excelente comportamiento del XV al atravesar zonas complicadas llenas de obstáculos. Sus ángulos de ataque son de 18º sobre el frontal, 21,6º el central y 29º el de salida. Esto solo quiere decir una cosa y es que si hacemos que el frontal pase, el resto del coche le acompañará. Además, si hablamos de altura libre sobre el suelo, los 22,1 centímetros posicionan al XV por encima de la mayoría de sus rivales.

También hemos puesto a prueba su X-Mode con el asistente para el descenso de pendientes. Este sistema actúa directamente sobre los frenos y el ESP para gestionar la entrega de par. Este modo es tremendamente útil en situaciones comprometidas en las que no contamos con el apoyo de todas las ruedas. El XV es capaz de reconocer la situación de cada una de ellas para saber qué fuerza debe aplicar siempre que circulemos por debajo de los 20 km/h. El control de descenso de pendientes se encarga de mantener constante la velocidad del vehículo ante una pendiente en descenso.

Subaru XV

No podemos olvidar su tracción total. El fabricante japonés cuenta con más de cuarenta años de experiencia en el uso de esta tecnología. El famoso sistema de tracción Symmetrical AWD de Subaru se encarga de repartir el par motor entre las cuatro ruedas de la forma más eficiente, manteniendo un 60/40 entre los ejes delantero y posterior. Esto a nivel dinámico supone una ventaja notable además de aporta un extra de seguridad incluso en pavimentos deslizantes.

El Subaru XV cuenta con una dirección eléctrica que ofrece una respuesta directa y nos transmite con exactitud en qué posición se encuentran las ruedas. No resulta dura pero tampoco peca de chiclosa lo cual se agradece en su conducción por terreno urbano. En carretera y ciudad se muestra como un coche muy cómodo hasta el punto de darnos la sensación de que estamos a bordo de un vehículo compacto. A pesar de sus 4,46 metros de longitud el coche resulta lo suficientemente ágil a la hora de callejear gracias a un buen ángulo de giro. El XV cuenta con discos de freno ventilados en ambos ejes. Su comportamiento es bueno y ofrecen una respuesta contundente.

Subaru XV

Por último hablaremos del consumo. Teniendo en cuenta que estamos ante un vehículo con motor bóxer atmosférico, cambio automático y tracción total, es casi imposible alcanzar los 6,9 litros que declara Subaru. En condiciones normales y sin buscar una conducción deportiva, hemos logrado obtener un consumo de 7,5 litros en carretera y de entre 9 y 10 litros a los 100 kilómetros en uso mixto. En conducción off road obtuvimos un consumo similar al de ciudad, pasando de los 9 litros.

Conclusiones

Resulta complicado encontrar en el segmento SUV modelos que realmente sean capaces de salir del asfalto sin encontrar límites. El Subaru XV es, sin duda, uno de esos pocos elegidos. Un crossover polivalente con verdadero espíritu de todoterreno que en términos de versatilidad está un escalón por encima de su competencia.

La oferta que propone Subaru sobre el nuevo XV parte de los 21.900 euros y cuenta con un equipamiento realmente interesante

La segunda generación da un importante salto de calidad. Se trata de coche cómodo, con muy buenas prestaciones y que cuenta con un gran nivel de equipamiento. El trabajo de los japoneses se hace notar gracias a una correcta puesta a punto y el uso de la nueva plataforma que se traduce en un mejor comportamiento dinámico y mayor habitabilidad.

Subaru XV

Quizás se echa en falta mayor variedad de motorizaciones con alguna variante diésel y cambio manual. El motor bóxer 2.0 atmosférico necesita trabajar en la parte alta del cuentavueltas para poder ofrecer todo su rendimiento. Por ello, considero que una transmisión más precisa que el variador continuo Lineartronic que nos permitiese jugar con el cambio mejoraría resultaría más interesante. También nos hubiese gustado poder contar con algo más de capacidad en el maletero. Con todas las cartas sobre la mesa el Subaru XV es una alternativa excelente para todos aquellos conductores que necesiten un vehículo confortable y prestacional para el día a día pero que también se aventuran de manera habitual en travesías camperas.

En Planeta del Motor: Prueba SsangYong Tivoli G16 GLP:una alternativa interesante con vistas a un futuro no tan lejano | Prueba Peugeot 308 GTI by Peugeot Sport – Chapeau, Peugeot!

Sobre el Autor

Javier Jiménez

Sorry no comment yet.

Deja un comentario