Menu
Banner Colombes

Porsche 718 Boxster y 718 Cayman: crónica del acceso a la marca

Hace nada hemos conocido que Porsche tiene intención de hacer con sus modelos Boxster y Cayman un cambio total en mecánicas, y es que la próxima generación de los dos deportivos de acceso a la marca de cara al 2016 pasarán a montar un motor 4 cilindros turbo en lugar del actual 6 cilindros atmosférico. Pero eso no es todo; además van a rebautizarse como 718 Boxster y 718 Cayman, quedando así los dos unidos dentro de una misma familia y con la única distinción de ser cabrio o coupé, respectivamente.

Éstos son los bocetos que Porsche nos ha dejado ver para este proyecto

Éstos son los sencillos bocetos que Porsche nos ha dejado ver para este proyecto

El número “718” obviamente viene cargado de simbolismo, ya que es el número que denominó al primer Porsche que ganó las 24 Horas de Le Mans en el año 1958. Aquel 718 Spyder llevaba el motor con una disposición de 4 cilindros bóxer (O tipo flat-4, cuatro cilindros horizontales y opuestos 2 a 2), tan distintiva de Porsche como pueden ser los 6 cilindros de los 911, y cuya estructura es la misma. Además de utilizarse en el 718 Spyder, el motor flat-4 fue usado antes en la piedra angular de la marca: el 356, y esta configuración de motor se usó de forma intermitente hasta el día de hoy.

Motor boxer de 4 cilindros (Flat-4) AL estar los cilindros horizontales y enfrentados, la altura del conjunto es mínima y el peso se concentra en punto muy bajo. Esto es clave para la estabilidad y la mayor ventaja de esta disposición - Foto: Flatsixes.com

Motor boxer de 4 cilindros (Flat-4): Al estar los cilindros horizontales y enfrentados, la altura del conjunto es mínima y el peso se concentra en punto muy bajo del vehículo. Esto es clave para la estabilidad y resulta la mayor ventaja de esta disposición – Foto: Flatsixes.com

Lo que sí es una novedad (y no necesariamente buena) es que montar este novedoso flat-4 turbo en los dos pequeños de la marca supone la despedida del motor atmosférico en toda la gama que ofrece Porsche, pasando por completo a esta nueva “era turbo” que estamos viviendo actualmente y que comenzó con la generación sobrealimentada del 911 de este mismo año.

Volviendo a los parecidos razonables, encontramos otro símil que podemos sacar con el nuevo motor del 718 Boxster/Cayman: los 4 cilindros siempre han representado a los modelos más asequibles de Porsche, y parece que quieren que vuelva a ser así. Tiene lógica que el deportivo más básico que pueda ofrecer la marca cuente al mismo tiempo con la motorización más modesta (Siempre comparado con otros motores de Porsche, no lo olvidemos), además Porsche ha confirmado que, al revés que todo este tiempo, el modelo Cabrio (Boxster) será más caro que el Coupé (Cayman), por lo que el 718 Cayman será el deportivo de acceso a la marca más económico del catálogo.

Se esperan guiños estéticos al Porsche 918 de finales de los 50. ¿En qué cambiarán respecto a los modelos actuales? - Foto: caranddriverf1.com

Se esperan guiños estéticos al Porsche 718 de finales de los 50. ¿En qué cambiarán respecto a los modelos actuales? – Foto: caranddriverf1.com

Realmente que Porsche vuelva a usar motores de 4 cilindros tiene mucho significado histórico, sobre todo en modelos de producción. Os propongo hacer un recorrido por la tradición de 4 cilindros que esconde Porsche, y que descubráis la acogida que antaño tuvieron otros carismáticos modelos ideados también para ser “de acceso” al igual que el Cayman y el Boxster. Puede que os sorprendáis…

Porsche 912: Sí, hubo un 911 con 4 cilindros

En 1963 se presentó el 911, pensado para sustituir al veterano 356 con motor flat-4 aunque respetando su esencia. Sé que podríamos contar cientos de anécdotas y hechos sobre el deportivo insignia de Porsche en el momento de su salida, pero vamos a centrarnos en su motor. El 911 nació con el flat-6, y dado que era un motor más grande y totalmente nuevo tuvo un precio de salida elevado. Por ello, dos años más tarde apareció el 912: el modelo “básico” de la marca ideado para atraer nuevos clientes y no dejar de ofrecer “un deportivo asequible”.

Este 912 de 1965 era un 911 con el motor del 356 y la transmisión del 911. Realmente podemos decir que una gran cantidad de componentes del 912 venían del 356: cromados, frenos, asientos, cuadro de mandos, llantas… Ésto supuso una gran reducción de costes y, efectivamente, permitieron a los bolsillos más apretados poseer un deportivo de Stuttgart.

Motor de 4 cilindros del 912 heredado del 356. Observar el distribuidor solo para 4 bujías - Foto: picwins.com

Motor de 4 cilindros del 912 heredado del 356. Observar el distribuidor solo para 4 bujías – Foto: picwins.com

Con su motor de 1,5 litros flat-4, su peso y su nueva transmisión llegaba a los 184 km/h y hacía los 0-100 en 11,6 segundos por lo que el coche era agradable y fácil de llevar. Todo lo contrario que el 911 de 6 cilindros, que desde hacía dos años ya era famoso por su conducción intensa, nerviosa y, unida a un motor con mucho más poder, se volvía incluso peligrosa. Estos motivos hicieron que el 911 se concibiese solo “para pilotos de verdad”. Hay que tener en cuenta que el 911 tenía 130 CV, que alcazaba los 100 km/h desde parado en 8,5 segundos y que tocaba los 210 km/h. No había punto de comparación con la antigua mecánica de un 356.

Ésto afectó negativamente al humilde 912, que empezó a conocerse como “el 911 descafeinado” o “el Porsche para pobres”. El 911 acabó superando en ventas al 912 a pesar de ser más caro y Porsche finalizó su producción en 1969. Hubo un intento remoto de relanzar al 912 en 1975 (912E), pero fue tan poco exitoso como rentable.

Porsche 914: Nacido en tierra hostil

Realmente al 911 se le ama o se le odia. Durante los 70 el 911 gustaba tanto a su público que ya se veía mal que la marca intentara producir otra cosa, aunque Porsche todavía seguía empeñada en la noble intención de tener su deportivo de acceso y no limitar todas sus opciones al 911. Llegó el turno del 914/4 y el 914/6

Porsche 914-4: Porsche intenta lanzar en los 70 otro deportivo de acceso. No perdáis de vosta el logo de las llantas... - Foto: Stuttcars.com

Porsche 914: Porsche intenta lanzar en los 70 otro deportivo de acceso. No perdáis de vista el logotipo de las llantas… – Foto: Stuttcars.com

El 914 nació debido a un acuerdo entre Volkswagen y Porsche; Porsche quería un modelo básico y Volkswagen quería ofrecer algo más allá del escarabajo. El modelo llegaría con dos motores: un 4 cilindros bóxer desarrollado por Volkswagen y la versión de 6 cilindros desarrollada por Porsche, proveniente del 911 más sencillo.

Si algo aprendió Porsche del 914 es que “nunca se puede contentar a todo el mundo”. Centrémonos en el 4 cilindros, o sea, el 914/4: No resultaba un coche rápido con su motor de 1,7 litros y sus 80 CV. Era un coche muy equilibrado por su motor central, accesible y fácil de conducir en cualquier ruta, pero la falta de potencia era algo que los clientes no perdonaban. Era un modelo básico sin duda, pero para ser un Porsche (O eso decía el logo del capó), lo era demasiado. Como nota decir que el 6 cilindros tampoco corrió mejor suerte; la diferencia de precios entre ésta y un 911 con el mismo motor era escasa, por lo que la gente no se lo pensaba dos veces para ir directo a por el 911.

El segundo intento de modelo básico quedó resumido de dos maneras: la de un Volkswagen con logotipo Porsche (Que no contentaba al comprador de ninguna de las marcas) y la de un modelo muy inferior al 911, pero con poca diferencia de precio. El 914 estuvo en producción 6 años, tiempo que sorprendió a muchos porque las pérdidas fueron enormes a pesar de sus varias revisiones aumentando la potencia. Fue un duro golpe para la marca de Stuttgart, que quedó cerca de la ruina.

El 914 presumía de estar fabricado entre VW y Porsche, lo cual no tuvo buena acogida - Foto: seriouswheels.com

El 914 presumía de estar fabricado entre VW y Porsche, lo cual no tuvo buena acogida – Foto: seriouswheels.com

Actualmente se le ha cogido cariño al 914 dentro del mundo de los clásicos; no olvidemos que es un coche que brinda una grata conducción. En su momento su estética sobria y angulosa (diseñado por Gugelot) no convenció porque si no era un 911, no era un Porsche. Tendrían que haber visto ahora el Cayenne…

Porsche 924: Difícil inicio, final feliz

Porsche no estaba para experimentos en 1976. Su proyecto del 914 como un coche básico para aumentar las ventas sólo le trajo pérdidas, su situación financiera era muy débil y no se podía sostener sólo con el 911 (porque no lo olvidemos, no era para todos los bolsillos). A pesar de ello, VW-Porsche tras el cese del 914 probó suerte cambiando en algo la estrategia: El nuevo planteamiento era un deportivo desarrollado conjuntamente, con el mayor número posible de piezas Volkswagen para ahorrar costes, con una estética parecida al 911 y enfocado a la comodidad en mayor proporción que al carácter deportivo. Pasamos de los 4 cilindros bóxer a los 4 cilindros en línea por primera vez : El Porsche 924

El Porsche 924 de 1976 supuso un cambio de estrategia total, buscando el confort antes que la deportividad - Foto: insideevs.com

El Porsche 924 de 1976 supuso un cambio de estrategia total, buscando el confort antes que la deportividad – Foto: insideevs.com

A los que ya os conozcáis este modelo, voy a confirmar lo que ya estaréis pensando: Sí, lleva el motor de una furgoneta (En concreto la de una VW Transporter de tercera generación, de 3 litros y 4 cilindros en línea refrigerados por agua). Pero se han hecho cosas más estridentes, como por ejemplo un americano con motor de camión. Ese motor tan tosco proporcionaba no obstante 125 CV que en un deportivo de poco más de 1000 Kg se traducía en 200 Km/h de punta y el 0 a 100 en menos de 10 segundos. Además las piezas podían ser VW pero el diseño y la configuración era obra de Porsche; el 924 presumía de su elevada estabilidad, su conducción suave y precisa y de unas sensaciones envidiables. El modelo básico que ofrecía Porsche, fuera de los prejuicios de los puristas de la marca -motor delantero, en línea y refrigerado por agua para ellos era sinónimo de aberración- , era discreto, eficiente y asequible.

El coche tuvo una gran aceptación, pero al principio la presencia de VW lo entorpeció; el motor era poco refinado, los acabados eran mediocres y las piezas de VW distaban de lo que se esperaba de un Porsche. Con la crisis del petróleo de finales de los 70 VW se echó atrás con su participación en el 924 y Porsche tomó el control del proyecto confiando en su potencial. Acertaron: las ventas subieron de manera asombrosa tras corregir los fallos mencionados manteniendo ajustado el precio, y pronto salieron versiones más deportivas hasta llegar al 924 Carrera GT, donde se demostró que el 924 eran tan Porsche como cualquier 911.

01+231344909907

Comparad este 924 Carrera GT con el primer 924 de más arriba ¿Se nota que el modelo quedó bajo el control de Porsche? Foto: Porsche924.co.uk

Porsche 944 y 968: Los últimos 4 cilindros

El 944 posterior partió del diseño del 924 Carrera GT, considerado el más atractivo de todos los 924. Se usó un motor Porsche desde el principio (usando como base la bancada del V8 del 928), pero se respetó la configuración de 4 cilindros en línea, tanto para abaratar costes como para demostrar el poder de los 4 cilindros con el debido refinamiento. Uniendo todo ello surgió un modelo agresivo, sofisticado y con todas las características y ventajas de su predecesor desde el principio. Era capaz de alcanzar los 215 con sus 160 CV y más tarde apareció el 944 Turbo, con 250 CV y casi 260 km/h de punta. Lo anecdótico del 944 es que se comenzó a considerar realmente como otra opción al 911; el 944 estaba como coche de acceso y si se quería algo casi igual de potente que el 911 -y casi igual de caro- pero más cómodo y espacioso estaba el 944 Turbo. Por fin Porsche había hecho hueco a otra gama, e incluso se atrevieron con un 944 Cabriolet, considerado por algunos medios como uno de los mejores Porsche por su equilibrio y refinamiento.

La comparación de entonces entre 944 Turbo y 911 me recuerda en cierto modo a la comparación actual de Cayman GT4 y 911…¿A vosotros no?

El Porsche 944 heredó los rasgos del 924 y toda la experiencia aprendida de él - Foto: Porsche.com

El musculoso 944 heredó los rasgos del 924 y toda la experiencia aprendida de él – Foto: Porsche.com

Tuvo una buena vida comercial y generó rivalidades espectaculares, como por ejemplo con el Lotus Esprit o con la llegada de competidores directos desde Japón, que ya a finales de los 80 pisaban fuerte en el resto del mundo. Finalizó el 1991 y dejó paso al 968.

El 968 nació en medio de una situación económica difícil y, unido a otras opciones asequibles del mercado, tuvo una vida corta: del 91 al 95. Además, los medios especializados vieron al 968 como “excesivamente continuísta” a pesar de su frontal novedoso -que evocaba al 911 y al 928- y a su motor, con igual configuración pero esta vez de 3 litros. Era un coche dentro del estándar de Porsche y que procuraba ofrecer acceso a la marca, pero todavía se basaba en un chasis de los años 70 (924) y se percibía como tal. Eso afectó negativamente a sus ventas. Mencionar la versión Club Sport, orientada a una conducción deportiva y austera en accesorios, o la versión Cabriolet, en la que Porsche volvió a mostrar su capacidad de crear deportivos realmente agradables de conducir de igual modo que máquinas para correr.

Como podéis ver, el 968 era un 944 estilizado con un frontal a medio camino entre el 911 y el 928 - Foto: Eurostyle-tuning.com

Como podéis ver, el 968 era un 944 estilizado con un frontal a medio camino entre el 911 y el 928 – Foto: Eurostyle-tuning.com

Con el 968 se acabó el linaje de los 4 cilindros en Porsche…. hasta hoy.

Con el renovado 718 Cayman y 718 Boxster (Recordad que en un principio comenzamos hablando de ellos…) Porsche quiere volver a usar su querida fórmula de los 4 cilindros que, como ya habéis leído, en el pasado le dio enormes quebraderos de cabeza e inesperados éxitos. Desde luego la visión tajante que se tenía sobre Porsche y el 911 como única opción ha cambiado muchísimo estos últimos años: SUVs, 4 puertas, motores diésel… Y tanto el Cayman como el Boxster ya son modelos por derecho propio dentro de la marca.

Indepedientemente de que este cambio de mentalidad nos guste o no, hay que agradecer a Porsche que nos quiera ofrecer, como siempre ha hecho, un deportivo de acceso y no limitarse al inmortal 911.  ¿Qué nos deparará el regreso de los 4 cilindros a la marca?

Con esta pregunta terminamos este recorrido por la historia de la marca y por sus modelos “económicos”. Nótese cómo el resto de modelos creados por Porsche fueron constantemente comparados con el 911. Si fue así de decisivo e influyente en la marca que lo creó, imaginaos en el resto…

Sobre el Autor

Agustín Martínez

Mecánico de camino a ser Ingeniero Mecánico. Amante de los coches desde la infancia; todo comenzó con un Citroën ZX y en algún momento seguirá con un Porsche 911. Otra gran afición que tengo son los videojuegos de conducción, por lo que también podéis verme escribiendo sobre ellos aquí o jugándolos como Gustingorriz
Comments (3)
  • arribi

    me da que Porsche está preparando el camino para la introducción de los 4 cilindros en el 911. tiempo al tiempo.
    por lo demás, muy interesante entrada. ah, y sí, yo también comparo el Cayman GT4 y el 911 GT3, incluso prefiero el primero por su caja de cambios manual y su tamaño más compacto.

Deja un comentario