Menu
Banner Colombes

Opel Crossland X: el sustituto del Meriva es un práctico crossover

La moda SUV está a la orden del día y en Opel son muy conscientes de ello tras haber acumulado ya más de 100.000 pedidos del renovado Mokka X , del que puedes leer nuestra prueba aquíCon estas carrocerías a la orden del día y el Opel Meriva un tanto caducado y con ventas en las que los rent a car tenían más peso que los particulares, ¿por qué no suveizarlo? Y eso mismo han hecho. El Opel Crossland X es el sustituto del Meriva, y con ello Opel se adentra en el segmento de los crossover del segmento ‘B’.

Practicidad de monovolumen y apariencia de todocamino para el Opel Crossland X

El Opel Crossland X es uno de los productos de la ofensiva de modelos preparados para 2017 por Opel, llamada 7 en 2017, y llega haciendo gala de los últimos trazos representados en los Opel de última generación y haciendo uso de elementos estéticos como protecciones de plástico alrededor de toda la carrocería y un pilar ‘C’ pintado en el color del techo, dando así apariencia de techo flotante al igual que hicieron los alemanes con el Opel Astra.

El Crossland X queda, por tanto, entre los Corsa y Astra en cuanto a tamaño se refiere, y por debajo del Mokka X en la gama X de Opel, haciendo referencia a los todocaminos y crossovers de los alemanes. Pero tenemos que apuntar que a pesar de su altura libre al suelo y a pesar de las protecciones de plástico, parece que el Crossland X no contará con tracción a las cuatro ruedas, al igual que sus rivales más directos, los Renault Captur y Peugeot 2008.

Conforme a estos rivales, Opel promete que el Crossland X será más práctico, con 410 litros de maletero siendo ampliables a 520 litros si desplazamos los asientos traseros longitudinalmente. Además promete mejor habitabilidad que el compacto de Opel, el Astra, gracias a ser 10 centímetros más alto aun midiendo 16 centímetros menos, lo que deja las cotas en 4,21 metros de largo, por 1,76 de ancho y 1,59 de alto.

Además el interior del Crossland X jugará con las formas para ofrecer sensación de más espacio. Las formas horizontales predominan en el salpicadero, que está presidido por la pantalla táctil que hará gala de la última de OnStar e Intelli-Link. Tampoco faltará tecnología de asistencia a la conducción como faros adaptivos AFL, cámara frontal Opel Eye, Head-Up display, frenada autónoma, cámara panorámica de asistencia para aparcamiento, y un largo etc.

Sobre motores aún no se sabe nada, pero como es lógico contará con bloques diesel y gasolina, además de un mecánica GLP, y se podrá elegir entre cambios manuales y automáticos.

Artículos relacionados: Prueba Opel Mokka X: bueno en todo, ¿sobresaliente en nada? | Prueba Opel Adam S: picardía a raudales

Sobre el Autor

Álex González

Ya de chico todo el mundo sabía que de regalarme algo, tenía que ser relacionado con coches. Y unos veinte años más tarde la cosa no ha cambiado. Siempre a la última en actualidad del motor y las nuevas tecnologías que lo rodean.

Sorry no comment yet.

Deja un comentario