Menu

Las 4 cosas que sí y las 4 que no nos han gustado del nuevo Toyota Supra

Toyota Supra

Ya está aquí. Por fin es una realidad. Tras meses y meses hablando de la quinta entrega de una de las sagas más emblemáticas del mundo del automóvil, podemos finalmente hablar con total propiedad del Toyota Supra, la nueva propuesta deportiva de la marca nipona presentada en el Detroit Auto Show que ha tenido lugar este año. Y como seguramente hayas leído ya infinitos artículos en los que conocer las nuevas bondades del coupé de Toyota, procederemos a contarte la opinión que nos merece el renacimiento del modelo. De modo que, sin más dilación, comenzamos con este repaso.

Lo que más nos gusta:

1. Su diseño

Como ocurre en todos los casos, el diseño de un vehículo es el aspecto sobre el que quizá elaboremos una primera opinión. En el caso del Toyota Supra, su estética es sin duda un arma de doble filo. Ante todo es, indudablemente, un coche tremendamente bonito, adaptado a los tiempos que corren, con un muy trabajado aspecto aerodinámico en el que no faltan rendijas de ventilación. Formas curvas que culminan en afiladas aristas, y con una zaga que cautivará más de alguna mirada, coronada con un discreto alerón en forma de Duck Tail. Un coupé que no dejará indiferente a nadie, en definitiva. Pero como decimos, pesan en su contra ciertos detalles que os comentamos unas líneas más abajo.

Toyota Supra

2. Sus prestaciones

Producto del desarrollo en conjunto que Toyota y BMW han llevado a cabo para el Supra y el Z4 respectivamente, el deportivo japonés monta, en su versión más prestacional, un seis en línea turbo que rinde 340 CV y 500 Nm de par, una muy buena cifra de potencia para sus 1540 Kg de peso en vacío. Pero la potencia no lo es todo, y Toyota lo sabe.

La marca ha insistido mucho en todo el desarrollo de chasis y suspensiones que ha tenido lugar en el Supra, que se ha forjado en circuitos como el mítico Nürburgring o el Circuito del Jarama, ubicación que la marca eligió hace unos meses para que los medios pudieran tener una primera toma de contacto con el deportivo, despertando unas buenas sensaciones en todos aquellos que lo probaron. Esto se debe, en gran parte, al reparto de pesos tan equilibrado (50/50) que la marca ha conseguido, o su bajo centro de gravedad (más bajo aún que en el GT68), o incluso la rigidez del chasis, que mejora lo que ya ofrecía el Lexus LFA hace unos largos 8 años. No cabe duda tampoco de que conducirlo será todo un disfrute.

Su moderno diseño o las bondades de su conjunto son sin duda motivos por los que alegrarse de la vuelta del Toyota Supra

3. La saga continúa

La continuación generacional es otro de los factores que nos alegran por lo evidente. Ningún petrolhead que se precie mira a cualquiera de los Supra con malos ojos, y todos en algún momento han deseado que dicha estirpe no quedara en el olvido. Y la quinta generación viene a hacer eso mismo: recordarnos que en Toyota siguen orgullosos de lo que hicieron en el pasado siglo, y que a pesar de ser la “marca culpable” de la revolución híbrida, siguen creyendo en el disfrute que genera conducir. Puede que este MK V no se convierta en el favorito de muchos, pero es el presagio de un buen futuro a corto plazo.

4. Una puerta abierta a la competición

Toyota ya hizo un guiño a este aspecto con la presentación del Supra GR Concept, una versión preparada para circuito y conceptual (o eso dice su nombre) que da pie a la marca nipona a introducirse en la disciplina nacional del campeonato de Super GT’s. Su vuelta a dicha competición tendrá lugar en 2020, donde ya ganó el título en cuatro ocasiones con la anterior generación del Toyota Supra. Y no sólo en los Super GT’s podría quedar la cosa, teniendo en cuenta la fuerte presencia de los japoneses en el WEC, pero eso de momento es solo una teoría. En cualquier caso, creemos que, como decimos, la llegada del nuevo Supra será un soplo de aire fresco en toda aquella competición en la que los de Toyota se vean envueltos.

 

Y lo no tan bueno:

1. Ha de lidiar con su pasado

Como comentábamos antes, su diseño cumple con lo esperado y con lo que anticipó el FT-1, el prototipo sobre el cual han basado el diseño de la quinta entrega del Toyota Supra, pero como pasa hasta en las mejores casas, las comparaciones son lo que más daño puede hacerle al nuevo modelo. Teniendo en cuenta lo alto que puso el listón la cuarta generación y la cantidad de seguidores que aún tiene casi 20 años después, es lógico que no haya agradado tanto a las masas. ¿Podría haberse solucionado esto habiendo elegido otro nombre? La respuesta no es sencilla, pero plantearla siquiera sugiere deshonrar al nuevo Supra, cosa que consideramos algo exagerada.

2. Interior poco original

El interior es uno de los aspectos que más reacciones ha provocado desde el momento de la presentación. Negar que Toyota ha calcado el diseño interior de BMW (el del Z4 concretamente) es engañarse a uno mismo, ya que hasta los mandos de la pantalla de infoentretenimiento coinciden. Pero por otra parte, BMW es un gran exponente mundial de cómo ha de diseñarse un coche tanto por dentro como por fuera, por lo que no es un mal espejo en el que mirarse. Dicho esto, seguimos echando en falta algo de originalidad, ya que a Toyota le sobra eso, y nos gustaría haber visto algún que otro guiño a la anterior generación del Supra, cuyo salpicadero destacaba por su clara orientación a la conducción y por el tremendo parecido al puesto de mandos de un caza. Pero eso es otra historia.

3. ¿Transmisión manual?

Sin duda la decisión que menos ha gustado entre los amantes del motor es la ausencia, a día de hoy, de una versión manual del Toyota Supra. A pesar del perfeccionamiento que los cambios automáticos han ido recibiendo, son muchos los que prefieren seguir dándole uso al pie izquierdo aplicando el embrague, porque puestos a decir la verdad, es sistema de transmisión más purista y que mejores sensaciones genera al volante.

Durante la presentación en el salón de Detroit, se ha confirmado que existirá una opción manual asociada a los motores de 4 cilindros que existirán en opción para el Supra, pero la única opción que se contempla de momento para el propulsor grande sigue siendo la ZF de 8 velocidades. A pesar de esto y como la esperanza es lo último que se pierde, confiamos en que, habiendo llegado tan lejos, Toyota acabará sacando una versión manual para el seis cilindros, pero será algo que sepamos con el tiempo.

4. Supra vs Z4

Y como apuntábamos antes, las comparaciones son inevitables, y en este caso serán continuadas y contundentes con estos dos modelos, el Toyota Supra y el BMW Z4, hermanos separados al nacer. ¿Qué conclusiones podrían salir de ahí? No estamos muy seguros, pero seguro que, en muchos casos, nada bueno que juegue a favor a cualquiera de ellos.

Y tú, ¿qué opinas del nuevo Toyota Supra? ¡No dudes en contárnoslo en los comentarios de este artículo o en cualquiera de nuestras redes sociales!

En Planeta del Motor: Toyota Auris 2018: la tercera generación se renueva por completo y dice adiós al diéselYa está aquí el Ford más potente de la historia, el nuevo Shelby Mustang GT500 (Galería 18 imágenes)

Sobre el Autor

Miguel Benito

De la capital. Estudiante de ingeniería del automóvil. Convirtiendo los sueños en realidades. Desde pequeño trasteando con todo tipo de cosas que tenían ruedas. Ahora, tengo la oportunidad de hablar sobre un tipo concreto de máquinas apasionantes: los coches.
Comment 1

Deja un comentario