Menu

MHAS: La historia de un país y de un mundo, el del motor, en Salamanca

El Museo de Historia de la Automoción de Salamanca se sitúa en la margen derecha del Río Tormes, a dos minutos andando desde la Catedral de la ciudad, en pleno casco antiguo. Rodeado de maravillas como el Puente Romano o la Casa Lis, el museo cuenta con dos edificios. El primero, lo que una vez fue la central eléctrica de la ciudad data de finales del siglo XIX y sirve como elemento inmersivo en un viaje que comenzaríamos en el segundo de los edificios, de planta nueva y donde se encuentra la exposición permanente.entrance

El Museo, fundado en 2002, se convirtió en el primer museo del automóvil español de acceso público. Contiene la colección automovilística de la Fundación Gómez Planche, que goza de más de cien vehículos reunidos, restaurados y conservados por Demetrio Gómez Planche, de los cuales más de ochenta están expuestos y van rotando con el resto del fondo de la colección, por lo que cada visita al museo será distinta (la perfecta excusa para volver a pasear por Salamanca).

Comenzamos nuestro viaje por la evolución desde la prehistoria del mundo automovilístico, como no podía ser de otra manera. Nos encontramos inventos y modelos del siglo XIX como el Triciclo Benz, considerado el primer automóvil con motor de explosión. Pasamos por vehículos tan curiosos como un camión de bomberos de la ciudad de 1930 en la sala inicial, antes de dar comienzo una ruta por algunos de los vehículos más emblemáticos de la historia. Vehículos tan curiosos como el Ford Model T Speedster, de 1911, que contaba con una potencia de 22 cv y alcanzaba los 75 km/h. Este modelo fue importado por un vecino de Béjar, Salamanca, y murió antes de poder usarlo. Posteriormente lo adquirió otro bejarano en 1922 y lo recarrozó como Speedster, le montó un diferencial deportivo e incluso compitió con él. En 1968, Demetrio Gómez encontró el chasis formando parte de la plataforma de un paso de Semana Santa. El resto de su mecánica fue encontrada en la finca de su anterior dueño.

ford_model_t_mhas ford_model_t_speedster_mhas

Según avanzamos nos encontramos algún Chrysler y una asombrosa variedad de Hispano Suiza entre los que destaca por encima de todos el Hispano Suiza 30/40 HP, de 1910. Un automóvil en estado absolutamente original, con una carrocería soberbia realizada por D. Francisco Capella, y que fue el primer automóvil en nuestro país declarado Bien de Interés Cultural.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

A medio camino por la historia nos encontramos la exposición temporal: “El Sueño Americano”, que como os imaginaréis, contenía bellezas del otro lado del charco desde 1935 hasta el 84. Constituyen una magnífica representación del conocido “Big Three”, las tres grandes marcas que dominaron el mercado automovilístico americano durante gran parte del siglo XX: Chrysler, Ford y General Motors. Cada coche que veíamos era más especial que el siguiente, desde el mítico Ford Gran Torino del 74 que aparecía en la serie Starsky & Hutch, pasando por marcas icónicas como Lincoln, Buyck, Mercury, Oldsmobile hasta leyendas como el Ford Mustang del 66, Chevrolet Corvette  y el AC Shelby Cobra 427.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

En la misma sala había coches tan curiosos como un Mercury Marquis Station Wagon utilizado por el conocido ventrílocuo español Wenceslao Moreno, el Cadillac Fleetwood 75 de 1970 que perteneció a Francisco Franco con la bandera española del régimen en la matrícula. O un Dodge 3700 GT, modelo hermano del que fue destruido en el atentado terrorista a Carrero Blanco.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Por último, ascendemos al último piso de esta pequeña pero gran historia, esta vez en una sala marcadamente moderna con mucho metal y diseños limpios. Allí encontramos  vehículos desde la década de los 70 hasta nuestros días. En este paseo comparten sala tanto F1 pilotados por campeones como Schumacher (Benetton-Renault B195) o Alonso como concepts y prototipos futuristas de Hispano Suiza que nunca llegarían a producción.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En resumen, este museo es mucho más que sólo un museo ya que alberga:  exposiciones, conferencias, jornadas del automóvil, etc. Lo consideramos una visita obligada tanto a aficionados como a expertos de los automóviles . Nos permitió ver, como la ciudad en la que se encuentra, pequeños matices y momentos de la historia de nuestro país y, por supuesto, del planeta del motor.

 

Museo de Historia de la Automoción de Salamanca
Plaza del Mercado Viejo, s/n
37008 Salamanca
Tel. 923 26 02 93 – Fax 923 26 98 49
info@museoautomocion.com
www.museoautomocion.com

Museo-de-Historia-de-Automocion-de-salamanca

Horario: De martes a domingos. Visitas Guiadas
Invierno de 10 a 14 h y de 17 a 20 h
Verano de 10 a 14 h y de 17 a 21 h

Sobre el Autor

Manuel Heras

Estudiante de Biología aficionado a los coches y su evolución desde que tengo memoria. Enamorado del panorama americano y sus muscle & pony cars. ¿Mi debilidad? Ford.
Comments (3)
  • arribi

    Una cosa más para la lista de “cosas que hacer antes de morir”.

    • Fernando Poveda

      Apunta avisar a Fer ese día para echar unas cervezas 😉

    • Rafa Rivera

      Es visita obligada, el museo es fascinante. Nos la jugó la segunda cámara que llevábamos y hemos perdido fotos, hay muchísimos más modelos de los que aquí se ven. Asique imaginate, considera esto un aperitivo para que te entren ganas de ir 😉

Deja un comentario