Menu
Banner Colombes

Maggiora Grama 2, el FIAT Punto sobre el que quiso reencarnarse un Delta Integrale

Es complicado escribir sobre modelos únicos de los que existe escasa información, de hecho el coche del que vamos a hablar hoy no tiene ni siquiera número de chasis. Dicen que más sabe el diablo por viejo que por diablo, pero el poder del frikismo a veces supera al de la vejez, y otorga igualmente experiencia. Las incontables horas sumergidos en revistas y en, lo que yo llamo, el “Internet profundo”, hacen que los que somos entusiastas de esto acabemos barajando información del desván del mundillo del motor. Suele pasar, en estos casos, que vas recopilando información con cuentagotas, y te muerdes los dedos deseando que hubiese una enciclopedia definitiva de modelos y “casi-modelos” como el de hoy.

Lo primero que recuerdo del ejemplar de hoy es algo vago, algunas fotos de Internet sin información. Fotos con las que volví a cruzarme en alguna otra ocasión y que me hicieron ir indagando poco a poco en la historia de esta pieza italiana. Si no recuerdo mal, apareció en una revista española y en alguna que otra italiana, pero lo sé por oídas, nunca vi esos reportajes. No fue hasta hace tres años cuando conseguí luz completa y atar cabos sobre esta rareza, gracias a la por desgracia extinta Autoblog en versión española.

El legado del Lancia Delta Integrale

Maggiora es uno de los carroceros con más solera de Italia, quizá ahora no cuente con el reconocimiento merecido pero, desde su fundación en 1925, dio a luz a modelos como el FIAT 1100 Viotti, el Lancia Flamina o el Maserati Mistral en 1963. Es en 1992 cuando FIAT le cede las importantes instalaciones de Chivasso, en la provincia de Turín, con el cometido principal de encargarse de las últimas remesas de los Delta Integrale y prepararse para la producción de los nuevos modelos. Es aquí donde empieza la romántica historia que dará como resultado un FIAT Punto con genes de Delta.

En 1992 Maggiora desembarca en Chivasso para hacerse cargo de los últimos compases de la producción del Lancia Delta Integrale

Entre 1992 y 1994 la empresa italiana se dedicó al ensamblaje de los Lancia Delta Integrale, modelo que ya contaba con una baja producción; prácticamente la justa para cumplir con la política de homologaciones para carreras. En octubre de 1994, por desgracia para todos, a los Delta Integrale les llegó su fin. Una vez saliese el último Rey de los tramos, un Evo2, de la fabrica de Maggiora, esta se reacondicionaría para las operaciones de montaje del Punto y el FIAT Barchetta (ambos compartían plataforma), que comenzaría a comercializarse en 1995.

La carrocera italiana quiso despedirse del “Deltona” con un modelo único, nunca mejor dicho. Fue mostrado en público por primera vez en una fiesta que se organizó para despedir la última tirada de Evoluzione 2, los cuales partían para Japón. Los más allegados al grupo italiano, al carrocero y algunos poseedores de Deltas pudieron contemplar la despedida que obró Maggiora en forma de utilitario. Más tarde pudo ser conocido mundialmente al presentarse en el Salón del Automóvil de Turín de 1994.

A este Punto, obra de Maggiora, se le otorgó rápidamente el alias de “Puntograle” dada su tracción. El parecido a su primo italiano vino después. Y es que, el Grama 2 contaba con el tren motriz del Lancia Dedra Integrale. Es decir, este pequeño Punto podía presumir de una de las tracción más laureadas del mundo de los rallies. Para poder albergar al sistema que daría vida a las cuatro ruedas tuvo que utilizarse el chasis del donante. Sin embargo, Maggiora quería que su Frankenstein fuese un Punto, así que se tuvieron que enfrentar al problema de unir un chasis que medía 30 centímetros más que la carrocería del famoso utilitario italiano. La solución para poder consumar este complicado matrimonio fue, en parte, la causante del aspecto del Grama 2. Se ensanchó la carrocería, ya que el paso de ruedas era superior, y para ocultar los centímetros sobrantes en longitud se recurrió a montar unos parachoques sobredimensionados que terminan de darle a este Punto de Maggiora un aspecto bruto y que no pasa desapercibido, y hacen las veces de entradas de aire para refrigeración de frenos. Algo parecido a lo que luego hicieron otras marcas que tiraron de parte ciclo antiguas para crear modelos nuevos, como fue el caso de Ford.

El frontal albergaba una gran superficie funcional para la refrigeración, así como dos parejas de ópticas auxiliares. El ensanche del parachoques delantero continuaba hasta el paso de ruedas delantero y ahí desaparecía hasta llegar a la rueda trasera, donde se fundía con un parachoques trasero con mucho voladizo. Un extraño alerón bajo la luneta trasera y un ensanche simulado de los pilares C, que acompañan a los faros en posición vertical, terminaban de diferenciar el cuerpo de este Punto del de uno normal salido de producción.

Maggiora tuvo que adecuar el chasis del Lancia Dedra a la pequeña carrocería del FIAT Punto, el resultado fue un Punto sobredimensionado

¿Por qué un Punto? No se sabe el motivo, puede que fuese por capricho, pero también pudo ser una jugada de Maggiora para demostrar que estaban cualificados para fabricar el Punto Rally y el S1600. De hecho, Maggiora no presentó el Grama 2 como una propuesta para ser llevada a producción. Pero sí es cierto que llegó a plantearse vista la acogida que recibió, y dada la “necesidad” de un guerrero en los rallies para ocupar el puesto que dejaba el Delta Integrale.

No sólo se utilizó una transmisión que no pertenecía al Punto. Para este one-off, que pretendía ser la herencia del Delta Integrale, se uso el corazón de 8 válvulas de este. Era el que se vio en los modelos HF de mediados de los 80, el que producía 165 CV de potencia. Este apartado no está del todo exento de dudas. Se dice que algunas pruebas demostraron que el bastidor, con lo retoques, era incluso capaz de albergar el 16v de 220 CV. Diversos datos cifran la punta del “Puntograle” en 220 km/h, montando una caja con relaciones muy cortas, aptas para un tramo de rally. Sí, la aceleración debía ser de cuidado, se habla de un 0-100 km/h en torno a los 7 segundos.

Sin duda, uno de los ingredientes estéticos más importantes y que más evocan al Delta Integrale son sus llantas Speedline de 17 pulgadas que casan perfectamente con el conjunto y hacen de profetas, por si aún no estaba claro, de que este Punto hace gala del nombre Integrale.

Las llantas Speedline del “Puntograle” son el máximo vestigio del extinto Delta Integrale

El interior poco se distanciaba de ser el de un Punto GT normal, lo destacable era el color amarillo de sus asientos y algunos detalles, combinados con un un tono azul.

Como suele pasar con estas cosas, la marca dio su negativa al proyecto, una señal de que la era racional acababa de empezar, dejando a más de un entusiasta soñando con tener uno de estos Punto en su garaje. La única unidad que fue fabricada quedó en el olvido y en 2003 comenzó una andadura en la que es difícil seguirle la pista. Ese año, Maggiora pasaba por agudos problemas económicos, los cuales llevaron a deshacerse de este rara avis.

La última pista de las que las redes se hacen eco fue de cuando estuvo hace tres años en venta en una web de clasificados italiana por 40.000 euros. Teniendo en cuenta las prestaciones y sobre todo la altísima exclusividad de una unidad así, la suma parece más que aceptable, ¿no? Pero este Integrale reencarnado tiene un problema, de ahí el precio por el que pudo verse, y es que no cuenta con homologación y no puede ser matriculado para circular. Creo que estaréis de acuerdo conmigo en que ningún coche debe estar condenado a morir parado en un museo, y menos en una colección privada. Evidentemente, joyas de la competición que han cumplido con su cometido y son parte de la historia o delicados ejemplares que cuentan con casi un siglo de vida sí están excusados. Pero, ¿una máquina definitiva de tramos como parece ser este Punto? La solución más petrolhead quizá sea desembolsar una cantidad enorme de dinero para homologar un vehículo así, pero aún con esas no pienses en hacerlo en España…

No voy a entrar es valoraciones estéticas, muchos pensarán que este FIAT Punto es un Punto tunning. Puede que no sea uniforme, que la trasera no sea del todo agraciada, creado a base de injertos… Pero no cabe la menor duda de que este “Puntograle” es un recuerdo moderno y peculiar de unos de los coches que más hace soñar a los locos de este mundillo. Una imagen del exceso irracional que seguiría haciéndonos felices hoy en día, cuya ausencia acabó matando a Lancia poco a poco.

 

En Planeta del Motor: Historias del Grupo B: los olvidados | Renault Clio Williams, el espíritu de un monoplaza que hizo soñar a una generación

Sobre el Autor

Rafa Rivera

A décimas de segundo de ser Ingeniero Aeroespacial. Nací en Córdoba y me crié entre un Escort y un Fiesta SuperSport. Enfadado con el mundo desde que en mi casa se compró un Ford Ka. Mi cabeza es una base de datos de coches, y solo coches, en constante actualización y estoy aquí para compartirla contigo.
Comments (2)

Deja un comentario