Menu
Banner Colombes

Londres y Marbella, ¿lo más parecido a un zoo de coches deportivos?

Estamos acostumbrados a ver vídeos en YouTube de coches muy, muy caros en un entorno que tal vez no debiera ser el suyo. Coches que a menudo son revolucionados al corte llevándolos, incluso, a lanzas llamas por los tubos de escape.

A mí, como a todos, me gusta ver pasar un deportivo y alucinar en colores cuanto más especial sea este. Vivo en Marbella, y cuando puedo (sobre todo en verano) me escapo para dar un rodeo por las callejuelas de Puerto Banús en bicicleta y siempre me llevo una sensación agridulce de vuelta a casa.

Dar un rodeo por sus calles, para mí, se convierte en algo muy parecido a visitar un zoológico, un zoo de coches deportivos. De la misma manera que entrar a un zoo algunas veces no es tan divertido como quisiéramos debido al lamentable estado en el que se encuentran los animales, dar un paseo por Puerto Banús para un petrolhead podrá ser divertido, sí, pero a veces también amargo. Se me antoja muy parecido ir a la zona de los primates, acercarme a las dependencias del gorila de lomo plateado y verlo ahí sentado, enorme, imponente y majestuoso, que parece que en cualquier momento va a romper el cristal que te separa de él, pero está encerrado en un entorno del que probablemente no salga nunca.

Pues una sensación cercana a ésta me invade con los deportivos de estas calles (salvando la gravedad del asunto de los animales, obviamente); los ves ahí parados, imponentes e impolutos, llamándote para salir a conducirlos durante kilómetros y kilómetros mañana mismo; es para lo que están hechos, para disfrutar conduciéndolos. De ahí mi sensación agridulce, de verlos parados durante horas y horas mientras que sus dueños están en el bar de justo delante observando cómo cientos de personas se quedan embobados mirando sus coches. Muchas veces ni los propios dueños retiran el coche del aparcamiento, permanecen ahí durante días hasta que alguien se lo lleve al dueño a su hotel o casa. Apenas les llegarán a hacer un par de miles de kilómetros antes de cansarse de estos para luego venderlos y comprar el que esté de moda (real).

Con todo lo que te he relatado creerás que tengo tirria a estos hombres, normalmente mayores, que probablemente hayan sudado la camiseta más que tú y que yo para que su negocio de beneficio suficiente como para comprarse eso que estás observando, no es así. Cada uno hace con su dinero lo que quiere, pero no deja de entristecerme que máquinas que han sido desarrolladas para dar rienda suelta a su caballería tengan un uso de unos meses, siendo usadas sólo para ir del hotel al restaurante, como quien dice.

¿Y si esa persona tiene alma de showman? Lo que no se debe hacer

Afortunadamente en Marbella no vivimos episodios de coches revolucionados al corte hasta lanzar llamas por sus colas de escape, pero los ciudadanos de Londres han estados sometidos a situaciones como las este vídeo a diario.

Hay multitud de gente siguiendo los coches, y otros tanto observando el show desde la acera mientras los Lambos dan el espectáculo haciendo ruido, lanzando llamas y creando controversia; enfrentando a la gente.

Todos los súper-deportivos que vemos por la calle son la antesala de la tecnología que tendremos en coches más mundanos en cuestión de años, es por ello que todos deberíamos admirar estos coches. Me da pena que parte de la población sólo se quede con esta impresión de lo que son estas máquinas sin pensar en lo que supondrán para el futuro por culpa de gente como los protagonistas del vídeo. Irremediablemente siempre acabo pensando eso de ‘Dios da pan a quien no tiene dientes’.

Londres toma las riendas e impondrá multas

Lo que no entiendo es cómo no se han tomado medidas antes contra este tipo de vandalismo, llamémoslo así. Los valientes que se atrevan a hacer ruido en la ciudad de Londres tendrán que responder a multas que parten desde las 1.000 libras, que a priori puede parecer poco, sí.

¿Qué haríamos nosotros?

Por supuesto que cogería mi flamante F12 Berlinetta para salir a dar una vuelta o ir a mi restaurante preferido, pero no me lo compraría si no tuviera en mente viajes y rutas, y por supuesto poder darle rienda suelta en su entorno natural, los circuitos. Y es por ello que no puedo hacer más que sentir envidia sana (bueno, no tan sana…) de todos los vídeos que también podemos ver por YouTube y que por desgracia gozan de menos popularidad que los bochornosos espectáculos que hemos mencionado. Intenta disfrutar de estos vídeos, si no eres capaz de dejar de sentir envidia de sus dueños, que estos sí saben qué hacer con sus deportivos y no molestan a nadie.

Sobre el Autor

Álex González

Ya de chico todo el mundo sabía que de regalarme algo, tenía que ser relacionado con coches. Y unos veinte años más tarde la cosa no ha cambiado. Siempre a la última en actualidad del motor y las nuevas tecnologías que lo rodean.
Comments (4)
  • (Vídeo) Lamborghini y aparcacoches, mal resultado (Ep. I) - Planeta del Motor

    […] El vídeo de hoy tiene como protagonista a un valet (así llamamos hoy día a los aparcacoches) que decidió salirse de las pautas que marca su trabajo, queriéndose dar algo de protagonismo en una concurrida calle de Miami, hace apenas tres semanas. Ya es sabido que eso de revolucionar coches en pleno casco urbano a algunos no les sienta muy bien, ya que las calles no son un zoo para coches. […]

  • Lamborghini y aparcacoches, mal resultado (I) - Planeta del Motor

    […] El vídeo de hoy tiene como protagonista a un valet (así llamamos hoy día a los aparcacoches) que decidió salirse de las pautas que marca su trabajo, queriéndose dar algo de protagonismo en una concurrida calle de Miami, hace apenas tres semanas. Ya es sabido que eso de revolucionar coches en pleno casco urbano a algunos no les sienta muy bien, ya que las calles no son un zoo para coches. […]

  • Hola

    Monaco?

    • Álex González

      Cierto. He mencionado Londres por ser la más famosa en cuanto a este tema y Marbella porque me toca de cerca. Pero sin duda Monaco está por encima de Marbella.

Deja un comentario