Menu

¿Cuál sería tu garaje ideal de 3 coches? ¡El equipo de PdM expone el suyo!

Siempre a vueltas con qué coches me compraría si me tocase el Euromillones, en Planeta del Motor intentados decidir cuáles serían los elegidos de cada uno si se diera el caso de poder tener un garaje ideal. No es fácil, lo sabemos, ni tampoco real, ni mucho menos, pero de ilusiones vive el hombre y la esperanza es lo último que se pierde.

La pregunta del garaje ideal de un aficionado es una cuestión que parece perenne en nuestro mundillo

Requisitos

Tres coches de calle, de tipos variados, sin límite de dinero ni de año de fabricación y atendiendo a todos los tipos de necesidades que vayamos a tener. No vale decir, por ejemplo, P1, LaFerrari y 918 porque no sería posible vivir sólo con esos coches.

¿Por qué sólo tres coches? Simplemente por tener que decidir, ya que si dijésemos, por ejemplo, cinco coches, sería demasiado fácil elegir.

¡Aquí están los nuestros!

Álex

Estos tres modelos han de ser muy distintos entre sí obedeciendo una estructura muy clara de un deportivo de altos vuelos, un clásico y uno más práctico. Eso sí, todos tienen que hacerme sentir especial al arrancar su motor, ya sea para ir a lucir coche o para ir a por mi abuela.

  • Alfa Romeo Giulia QV: Tal vez sea la berlina más pasional que haya a la venta hoy día, destilando cuore y estilo italiano por los cuatro costados, y además, es el coche de cinco plazas y cinco puertas más cercado a un Ferrari hoy día, tan cercano, que su motor V6 de 2.9 litros y 510 CV ha sido desarrollado por Ferrari. ¡Ah! ¡Y sería manual!
  • Ferrari F12 Berlinetta: Aúna esa faceta de GT con la que pegarte un cómodo viaje por toda Europa con espacio de sobra para equipaje y la de deportivo de altos vuelos al que sólo puedes dar rienda suelta en circuito. A eso hay que sumar que estéticamente es, para mí, el Ferrari perfecto, y casi por ende, el deportivo perfecto. Por cierto, tiene un V12 de 741 CV…
  • Eagle E-Type Low Drag GT: En mi garaje ideal no puede faltar ni un clásico ni un Jaguar, y en el Low Drag GT, además de encontrar los dos en uno, puedes sumar la fiabilidad de un coche construido en el Siglo XXI con la estética de un coche de carreras de los 60. Para mi es coche perfecto para practicar la conducción en su más pura expresión.

Si hubiera un cuarto modelo sería sin ningún tipo de duda el Bugatti Chiron, y me dejo fuera modelos que me duelen porque me gustan demasiado, como un atmosférico de motor central (Aventador o 458 Speciale Aperta), un todoterreno puro como un Clase G, un F-Type manual…

Álvaro

Aunque en mi garaje ideal (en el que no existiría un límite) habría muchos más coches, en esta ocasión sólo puedo escoger tres, y esta es mi elección.

  • BMW M5 E39: Me fascina este coche por su estética atemporal y elegante; su poderoso V8 de 4.9 litros y 400 CV; su caja de cambios manual; y por último, porque es un coche muy deportivo pero práctico, que puede ser usado día a día sin ningún tipo de problema.
  • Jaguar F-Type R: El coche perfecto para escaparse un fin de semana. Armoniosa combinación de diseño y mecánica, basada en un V8 sobrealimentado cuyo sonido ha marcado un antes y un después.
  • Ferrari F40: Y finalmente, un coche del que como muchos, me enamoré. No es ni práctico, ni cómodo, pero da igual, no me importa. Es especial. En cuanto lo vi por primera vez, caí rendido ante él. Es el Coche, el automóvil en esencia, y encima, en color Rosso Corsa.

Poveda

Ardua cuestión se nos presenta. Es como la típica (y odiosa) pregunta, normalmente hecha por un profano del motor: ¿y cuál es tu coche favorito? Ag. Vamos a ello.

  • Ferrari LaFerrari: Predecible, ostentoso y poco original. El toque italiano y el coche más prestacional de la lista. Nada más que añadir. Bueno, sí: V12. Uve-doce.
  • Porsche 911 R: No podía faltar un Porsche en mi garaje ideal. Atmosférico, manual y tracción trasera, la pureza en su máximo exponente (¡en un coche de 2016!). Perfecto para disfrutar en nuestras carreteras de montaña favoritas.
  • Audi RS6 Avant performance: Su generoso maletero y cinco plazas utilizables (opcionales) lo hacen perfecto para los viajes en familia, además de ser utilizable en nuestros trayectos diarios. Con 605 caballos hará que podamos prescindir de un jet privado.

¿Qué es lo que más me ha costado dejar fuera? Básicamente, algún BMW (M3 CSL, E30, 1M…), un cabrio y un clásico. Desde el punto de vista de la lógica, un pequeño ‘hot hatch’ para el día a día no vendría nada mal.

P.D.: No os quepa ninguna duda de que si me volvéis a preguntar en una semana por mi garaje ideal, la lista será totalmente diferente.

Diego

He aquí una de las preguntas más difíciles que se le pueden hacer a alguien como yo y ante la cual caben todo tipo de elucubraciones. Iré al grano. En mi elección he tenido en cuenta algo por encima de todo: mis 3 coches serían pasionales. Los 3 deberían enamorarme. Teniendo la capacidad económica que permiten los sueños, no podría elegir un coche que no me enamorase, por muy espectacular, rápido o exótico que fuese.

Tras mucho debate interior, creo que este sería mi garaje ideal de tres coches ideal:

  • Porsche Carrera GT: Porsche en su máxima expresión: la mejor tecnología del mundo aplicada en el automóvil. El primer coche de producción que usó un monocasco de fibra de carbono reforzada con plástico (CFRP), materiales exóticos como magnesio en sus llantas y un motor V10 de 612 CV que suena espectacular. Y mi deportivo moderno favorito.
  • Maserati Quattroporte V Sport GTS: He aquí la practicidad. Una berlina deportiva de 4 plazas, rápida, con un diseño italiano elegantísimo y un V8 de origen Ferrari que en esta versión rinde 440 CV a 7000 rpm. ¿Alguien tiene de verdad una opción mejor para viajar con la familia?
  • Ferrari 458 Speciale: Con toda probabilidad, la última berlinetta Ferrari con motor atmosférico. Deportividad (casi) en su máximo exponente pero con mayor usabilidad a diario que el Carrera GT. Una oda al concepto de coche deportivo, un coche brillante.

¿Sacrificios? Dejarme en el tintero un V12, y en especial el Ferrari F12, mi GT favorito por mucho. Sacrificar mi 911 favorito, el 911 GT3 RS 4.0, en beneficio del Speciale también tiene algo de doloroso. Me duele también no tener un Aston moderno, cuya estética, motores y sonido me encantan. Y sería interesante contar con un clásico, por ejemplo el que aparece en mis sueños con frecuencia: el 250 GT ‘Lusso’. Definitivamente, mi garaje ideal necesita tener más de 3 coches.

Agustín

Si realmente me hiciesen elegir solamente tres de entre cualquier coche jamás creado, mi respuesta sería ésta:

“No puedo. No soy capaz. Me quedaría sentado en el suelo frente a ellos intentando decidir cual hasta morir de agotamiento.”

Pero como la muerte es la salida fácil, aquí os muestro 3 coches con los que sin duda hallaría la felicidad automovilística;

  • Lamborghini Miura P400 SV de 1971: Puede ser el que más claro tuviese de los tres, y puede que por ello sea el más cercano a los cielos que a lo terrenal de mi lista. No imagino una ruta de domingo soleado en otra máquina distinta…
  • Porsche 911 (993) Turbo de 1997: Quiso imitar las dimensiones del primer 911 y fue el último en llevar refrigeración por aire, pero para contrastar elijo la versión Turbo por heredar la tracción integral del mismísimo 959. Pequeño, ligero y potente: Kill Bugs Fast
  • Aston Martin Rapide S de 2016: Quién sabe si tendré que hacer un largo viaje por carretera con mi familia o amigos. Hagámoslo con la exquisitez y la elegancia inglesa del Aston Martin DB9 al que le sienta genial un estiramiento. Un V12 de 480 CV remata la sofisticación que busco en un coche así.

Todavía me estoy flagelando por no haber dejado un espacio para mi amado Ferrari F40 (ni para ningún Ferrari, que es peor), pero tengo confianza en que las plazas de “diversión” las tengo bien ocupadas, y ojo: advertiros que hasta mis compañeros de la web tuvieron que apelar a mi sensatez para hacer la lista…

Rafa

Tan odiada y odiosa pregunta… Para mí y creo que para cualquier petrolhead. Me la habrán formulado millones de veces. Aún estoy maldiciendo la hora en la que a Alex se le ocurrió que hiciéramos este artículo, pero también he de decir que me parece de lo más interesante pararnos todos a pensar seriamente cuáles serían nuestros elegidos en esta utópica situación. Seguramente de aquí al último punto de este pequeño párrafo cambie de parecer una, dos o incluso tres veces así que debería acelerar la frecuencia con la que teclean mis dedos. ¡Allá van!

  • Ford Escort RS Cosworth: Si me conoces sabes que este tenía que estar sí o sí en una de mis plazas de garaje. Si hay un coche que ocupa mis pensamientos desde que soy un enfermo de los coches, que viene a ser desde que balbuceaba palabras, es el Escort RS Cosworth. Sabéis que toda abuela que se precie lleva fotos de sus nietos en la cartera, pues yo llevo una del Cosworth. Este Escort es un escalón entre dos tiempos, la falla que divide la pureza y la llegada descomunal de la electrónica, las escaladas de potencia…
  • Porsche 911 (991) GT3 RS: Me encanta este concepto de coche, tal cual. Sí, no es manual, ¡maldita sea! Sin embargo, es algo que puedo perdonar dentro de un coche de estas características y prestaciones. Características y prestaciones que, para mi, forjan la máxima expresión de deportividad vitaminada. Este es ‘EL Deportivo’ de aires radicales. Con un bóxer atmosférico de 6 cilindros que regala 500 CV solo se me ocurre formular una pregunta: “¿Nos vamos de trackdays?”
  • Lamborghini Countach LP500S: Este italiano es otro de mis amores platónicos, no podía quedarse fuera. No me fascinan los superdeportivos actuales con potencias que suman miles de caballos, soy fiel a los deportivos de antaño y el Countach es quizá la representación más fiel y la vez diferente a todo lo demás.

Por el puesto del GT3 RS se han peleado mis neuronas, me duele dejarme atrás al Ferrari 458 Speciale Aperta. La recién presentada versión SVR del F-Type también es un buen candidato, no hay nada como ese sonido. Y sí, prefiero los superdeportivos que se fabricaban antes de que naciese, pero no puedo negar que no estaría mal tener una plaza de garaje para un Koenigsegg Agera R.

Planetario, te retamos. ¡Ahora es tu turno!

Sobre el Autor

Álex González

Ya de chico todo el mundo sabía que de regalarme algo, tenía que ser relacionado con coches. Y unos veinte años más tarde la cosa no ha cambiado. Siempre a la última en actualidad del motor y las nuevas tecnologías que lo rodean.
Comments (2)
  • beholderblog

    Toyota Corolla Sprinter Trueno
    Ferrari Testarrossa
    Seat 1430

  • Adri Diaz

    Muy interesante,
    De quedarme con tres me quedaría con; Un sueño difícil de conseguir, el Aston Martin DB5, un Golf MkII 8v y un Serie 4 cabrio.

Deja un comentario