Menu
Banner Colombes

¿Por qué no se ha de frenar durante una curva? Este Ferrari 458 Italia es el pobre ejemplo

Todos somos infractores de la ley en cuanto a velocidad se refiere, unos en mayor medida mientras que otros apenas habrán sobrepasado la velocidad máxima establecida en unas pocas ocasiones. Si bien es cierto que por superar dicha velocidad estamos cometiendo una infracción, no tiene que suponer una situación de peligro (depende de por cuánto excedamos el límite), aunque a aquellos que nos gusta curvear a menudo exploramos los límites de conducción propios y los del propio vehículo. Tener unas nociones básicas para ir rápido es fundamental para aquellos a los que les gusta la conducción espirituosa y con el ejemplo de hoy, no frenar durante una curva, podemos ahorrarnos un grave accidente.

El vídeo tiene suceso en Estados Unidos, más concretamente en el estado de Colorado, y lo publica una empresa experiencia de conducción de superdeportivos a través de alquileres, algo bastante distinto a lo que hemos experimentado en Planeta del Motor con las experiencias de conducir superdeportivos.

Bien es cierto que podríamos zanjar el asunto sentenciando que no se debe ir a tal velocidad como para que frenar en la curva sea peligroso, pero en Planeta del Motor somos de curvear, al igual que la mayoría de nuestros lectores, y este consejo es algo muy básico a la hora de enlazar curvas.

Cuando entramos en una curva propiciamos que el reparto de masas se vaya al lado contrario del sentido en el que tomamos la curva y la mayoría del peso se apoya en el neumático delantero opuesto al sentido en el que tomamos la curva, que en el caso del vídeo, es la rueda delantera derecha.

Cuanto más fuerte frenemos más carga tiene que asumir el neumático, y más cerca estaremos de encontrar el límite de adherencia del mismo. Si frenamos de manera brusca y encontramos el límite de adherencia entraremos en un fuerte subviraje del que pocas manos sabrán salir ilesas.

En el caso de nuestro invitado a Planeta del Motor la frenada fue claramente brusca, lo que dio lugar a una factura de más de 40.000 dólares, teniendo que sustituir prácticamente la totalidad de los paneles y las partes allegadas a estos del lateral derecho del Ferrari 458 Italia de las imágenes.

Artículos relacionados: Otro vídeo que demuestra que Ari Vatanen los tenía cuadrados | ¿Cuánto cuesta mantener un BMW M3 E36?

Sobre el Autor

Álex González

Ya de chico todo el mundo sabía que de regalarme algo, tenía que ser relacionado con coches. Y unos veinte años más tarde la cosa no ha cambiado. Siempre a la última en actualidad del motor y las nuevas tecnologías que lo rodean.

Sorry no comment yet.

Deja un comentario