Menu
Banner Colombes

(Vídeo) Una magnífica demostración de cómo pilotar un Ford GT 40 en Laguna Seca

El Ford GT40 será recordado siempre como una de las más sorprendentes máquinas de la historia de Le Mans. Se ganó un hueco en la historia del automovilismo en los años 70 tras eclipsar por completo el dominio indiscutible de Ferrari en las 24 horas de Le Mans, acabando con la racha de 6 victorias consecutivas de los italianos. Su desarrollo tuvo lugar después de que Enzo Ferrari, propietario de la marca-escudería más laureada del mundo, se negase en el último minuto a cerrar el proceso de compra por parte de la gigante americana. Henry Ford II, frustrado, decidió que la cosa no quedaría así, y dio plenos poderes a los ingenieros de su empresa para fabricar un coche capaz de sacar a Ferrari del trono de Le Mans. Y así ocurrio. Dicho bólido se subió al cajón más alto en 1966, 1967, 1968 y 1969, tras sufrir previamente dos duros años de desarrollo y aclimatación a la competición.

Hoy recuperamos un espectacular vídeo grabado por la gente de The Racer Channel en la última edición de la reunión anual Rolex Monterey Motorsport Reunion en el circuito de Laguna Seca a finales del mes de agosto con el mítico GT40 como protagonista, y merece la pena comentar varias curiosidades del vídeo. La primera y la menos obvia, ubicación de la cámara, situada sobre el casco de Alex MacAllister, encargado de pilotar dicho bólido. Es un interesante detalle a mencionar y que pasa desapercibido, puesto que en un coche que no levanta ni 40 pulgadas del suelo, como está reflejado en su nombre, resulta hasta complicado entrar con el casco puesto.

Revelando detalles: así era conducir un bólido de carreras hace más de 50 años

Otra detalle característico que desvela el vídeo es la posición de conducción que caracterizaba al GT40, fruto de la elaborada distribución de pesos que los ingenieros de Ford llevaron a cabo más de 50 años atrás para conseguir una mejor estabilidad. El asiento y todos los controles pertinentes se vieron desplazados hacia el lado derecho de la cabina, como si de un coche pensado para circular por las colonias británicas se tratase, pero con la peculiaridad de que la palanca del cambio se instaló en la puerta derecha, para mantenerla en la posición natural de aquellos pilotos no británicos, facilitando su labor y evitando que tuviesen que aprender a cambiar marchas con la mano izquierda.

Después de estas observaciones, nuestra recomendación es que procedáis a reproducir el vídeo usando un buen juego de auriculares, pues el prominente rugido que el potente V8 central del GT40 desprende en las reducciones es digno de ello. Dicho esto, esperamos que lo disfrutéis tanto como nosotros.

Vía Road and Track 

En Planeta del Motor: Por fin los datos oficiales del Ford GT: 656 CV y 347 km/h de velocidad punta | ¡Precios del Ford Fiesta 2018! Atacando a los Clio, Ibiza y compañía | 24 Horas de Le Mans 2017: Porsche revalidó el trono tras el desvanecimiento de Toyota

Sobre el Autor

Miguel Benito

Estudiante de ingeniería del automóvil. Convirtiendo los sueños en realidades. Desde pequeño trasteando con todo tipo de cosas que tenían ruedas. Ahora, tengo la oportunidad de hablar sobre un tipo concreto de máquinas apasionantes: los coches, claramente. De la capital.

Sorry no comment yet.

Deja un comentario