Menu
Banner Colombes

El Bond Bug que dio vida al Landspeeder de Luke Skywalker

Hace mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana… Cuando Luke Skywalker vivía en la granja de humedad de sus padres adoptivos los Lars, en Tatooine, precisaba de un medio de transporte. Por ello, el futuro Jedi adquirió un X-34 Landspeeder en Anchorhead y le hizo algunos arreglos propios de un manitas como él. Un X-34 era un deslizador terrestre de cabina abierta y clase repulsor. Eran producidos por SoroSuub, una corporación Sullustiana.

Eso en el mundo de George Lucas pero, ¿y en el mundo real?

John-Stears-Landspeeder

No, no nos hemos convertido en una web de La Rebelión, seguimos escribiendo de coches; y es que para dar vida a este transporte espacial hizo falta uno.
El encargado de hacer realidad el Landspeeder fue John Stears, que por aquel entonces era el diseñador de efectos especiales. Stears acudió a Ogle Design, una empresa carrocera británica fundada por David Ogle en 1954. Entre 1959 y 1962 fabricó algunos vehículos propios, en pequeñas series, basados en otros. Un ejemplo es el SX1000 que se construía sobre un Mini.
classiccarweekly.files.wordpress.com
En 1962 Tom Karen asumió el mando de la empresa y la producción cesó. Precisamente Tom Karen, en 1970, diseñaría un micro coche, el pequeño al que seleccionaron siete años después para cumplir los deseos de George Lucas.
Recurrieron al Bond Bug, un pequeño coche de tres ruedas. El Bug se presentó en 1970 tras la absorción de la compañía Bond a manos de la Reliant Motor Company Limited. (Así es, el Bug de tres ruedas fue uno de los inspiradores del famoso Reliant Robin al que Clarkson le gusta tanto hacer volcar).
Anteriormente, la compañía Bond ya había comercializado otro vehículo de tres ruedas, el 875. Si bien es cierto que el Bug nunca alcanzó las prestaciones del 875, sí que fue el vehículo más famoso de la marca.
El Bond Bug estaba dirigido al mercado juvenil y no tardó en convertirse en la moda de los jóvenes británicos. Con la licencia de motocicleta podías conducir un divertido, práctico y molón Bug. Su pintura naranja chillona y su puerta abatible hacia arriba eran algo que todos los chicos y chicas británicas quería tener. 
Montaba un motor Reliant de cuatro tiempos y 710cc que desarrollaba unos 29 CV a 5000 rpm. El motor, dispuesto en la parte delantera del coche, inundaba el habítaculo pero la protuberancia generada se usaba para disponer la consola central.
Portaba una caja de cambios de 4 velocidades, suspensiones de muelles helicoidales y un sistema de frenos de tambor. Al igual que el X-34 de Luke, el Bond Bug tenía espacio para dos ocupantes. De largo media 2790mm por 1400mm de ancho y tenía una altura de 1270mm. En vacío este microcar pesaba 410 kilogramos lo que hacía que alcanzase unos más respetables 120 km/h. 
Se fabricaron tres versiones; la 700, la 700 E que contaba con mejores acabados y la 700 ES con un motor un poco más potente.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

silodrome.com
El Bond Bug se presentó a lo grande. Se construyó un prototipo de cuatro ruedas. ¿No os salen las cuentas? La unidad que se construyó para la presentación era un engendro, producto de unir dos Bug por el trasero, compartiendo el eje. El objetivo era llamar la atención, al igual que el de la pintura naranja brillante con la que se comercializaron la mayor parte de los Bond Bug.
doble bug
Para dar vida al Landspeeder se uso el chasis de este pequeñín, el cual se revistió con una carrocería de fibra de vidrio de 3400mm de longitud.
 www.oldclassiccar.co.uk

1923657_1664710303806322_6682207584715319648_n

 
Los coches aún no vuelan, al menos de la manera que querríamos, y en 1977 no iban a ser más. El siguiente reto era entonces esconder las tres ruedas del Bond Bug. Para que en la película las ruedas no se viesen y se apreciase la sensación de flotabilidad del vehículo, al gran John Stears se le ocurrió una genial idea. Instaló unos espejos, orientados a 45º, bajo la carrocería de fibra de vidrio que recubría el Bond Bug. Los espejos reflejaban el suelo dando la sensación de que el microcar flotaba sobre las llanuras de Tatooine, y además ocultaban las ruedas.
2517c3609facffb3c1a0d38fcafc4d20 01b61777e8126f70876957d03f138780
Su puesta en escena fue corta pero intensa, tan intensa que el Landspeeder se ha convertido en una nave mítica de la saga galáctica. Como sabéis, Luke tuvo que vender el X-34 para poder pagar su viaje a Alderaan. Todo friki de Star Wars que se precie tiene una reproducción a escala de este deslizador.
A día de hoy se vende un modelo de réplica de carrocería instalable del Landspeeder, por lo que los chasis de los Bond Bug son muy buscados, sobre todo en Estados Unidos, por los fans de Star Wars.
Luke_X-34
Ahora que lo sabes, tú también quieres un Landspeeder, ¿verdad? ¿O prefieres un Bond Bug “a secas”?
Yo uno de tres ruedas no sé, pero una de las cinco unidades que fabricó WMC con cuatro en 1990 sí que me agenciaba.
 CNV00003CNV00005
Sobre el Autor

Rafa Rivera

A décimas de segundo de ser Ingeniero Aeroespacial. Nací en Córdoba y me crié entre un Escort y un Fiesta SuperSport. Enfadado con el mundo desde que en mi casa se compró un Ford Ka. Mi cabeza es una base de datos de coches, y solo coches, en constante actualización y estoy aquí para compartirla contigo.
Comments (2)
  • arribi

    muy curiosa la entrada. conocía el coche gracias a Joyas Sobre Ruedas (Wheeler Dealers) pero no que fuese la base para el lanspeeder.

    • Rafa Rivera

      ¡Así es! Hizo aparición en un episodio de Joyas Sobre Ruedas. Debe ser un ‘cochecillo’ muy práctico y muy divertido… Igual que el Landspeeder 😉

Deja un comentario