Menu
Banner Colombes

Effeffe Berlinetta y la definición del “Gentleman Driver”

Imaginaos un deportivo italiano que represente la clase y la artesanía de aquellos bólidos de los 50 y 60, pero hecho a mano hoy para los pilotos más nostálgicos

Antes de nada debemos aclarar qué es un Gentleman Driver y su relación con el Effeffe Berlinetta: podríamos clasificarlo como un conductor que derrocha clase y buen gusto. Un término inspirado en actores que fueron unos apasionados del mundo del motor como Paul Newman, James Garner o Steve McQueen, pero que en definitiva representaba toda una actitud y un estátus, más allá de los coches, pero con ellos siempre presentes.

Seguimos con ropa de alta costura para las distintas ocasiones, una colección de coches asombrosa, relojes y gafas, subastas, fiestas con amigos, mujeres…Una vida de lujo, digámoslo claro, pero donde el mayor de todos sería conducir.

Ésa es la principal diferencia respecto a un Playboy; mientras éste busca el placer en los pecados capitales, el Gentleman Driver deleita sus sentidos conduciendo por una carretera costera, haciendo rugir el motor en un paso de montaña o descubriendo los parajes más remotos. Solos él, sus pensamientos y su coche.

Lujo, estilo vintage, rutas por carretera, ropa de estilo clásico y por supuesto, un bólido de época...

Lujo, estilo Vintage, rutas por carretera, ropa de estilo clásico y por supuesto, un bólido de época…

Asientos de cuero y un volante de madera

Ahora llega lo más importante para un Gentleman Driver: su coche. Su debilidad. Su pasión. Pueden ser uno o varios, pero desde luego, dado el origen del propio concepto, lo adecuado es que sean piezas de coleccionista. ¿Por qué? ¡Por todo! La estética, el sonido, la mecánica pura y grasienta, la artesanía y el lujo, mucho lujo.

Venga, pasad lista conmigo: Jaguar E-Type , Ferrari 250 Berlinetta, Lamborghini 350 GT, Aston Martin DB4, Maserati A6 GCS, BMW 507 y la lista sigue; cualquier clásico europeo de los 50 y 60 puede entrar pero la tendencia, por lo general, está inclinada a los italianos

…y sólamente de Italia podía venir el Effeffe Berlinetta:

effeffe-berlinetta-2

El Effeffe Berlinetta proviene de mitad del siglo pasado, pero diseñado y construído hoy

¿No os parece encantador? El Effeffe Berlinetta es todo un tributo a aquellos coches de mediados del siglo pasado que siguen cautivando por todos los motivos que os he dado antes, pero que se fabrica hoy. No se inspira en ninguno en partícular, sino que evoca al propio diseño de antaño: tiene en gran medida aires de Alfa Romeo -y algo más que “aires”-, un toque de Maserati e incluso de Ferrari. El frontal hasta me recuerda al inglés Ginetta G4 de 1964.

Los hermanos Frigerio, con el Berlinetta

Los hermanos Frigerio, con el Berlinetta

Todo comenzó en el Concurso de Elegancia de Villa d’Este del 2014, donde los hermanos Fratelli Frigerio -Leonardo y Vitorio- mostraron por primera vez su creación. Se mostró un deportivo vintage que “responde a los que viven o sueñan el mito de aquellos coches que competían en la Mille Miglia, la Targa Florio o la Carrera Panamericana, y entretanto se usaban para ir al teatro los fines de semana”, según reza la presentación de la web www.effeffecars.com.

Más tarde, el Effeffe Berlinetta se presentaría de manera oficial a finales de Abril de este año, en el Salón Top Marques de Mónaco.

Su chasis es el único atisbo de tecnología actual

Aunque el primer boceto fue en papel, el chasis ha ido cogiendo forma gracias al especialista italiano Matteograssi Brianza con el programa CAD. Brianza creó una estructura tubular calculada con precisión para conseguir la máxima rigidez sobre la que reposa una carrocería de aluminio fabricada a mano. Además, dicho chasis fue probado al desnudo en Monza; tecnología y artesanía se dan la mano y como siempre, nos encanta.

El chasis de pruebas, desnudo en Monza - Foto: Pinterest

El chasis de pruebas, desnudo en Monza – Foto: Pinterest

Siguiendo con el chasis, Effeffe considera al Berlinetta un “Café Racer” por la completa ausencia de materiales o elementos superfluos y el espíritu racing que muestra en cualquier detalle de su modelo. Lo cierto es que un peso de 840 Kilos y una longitud de 3,98 metros son motivos sólidos para clasificarlo de esta manera.

Motor a carburación y eje rígido…

Empezamos con un motor de origen Alfa Romeo originario de 1971, pero reconstruido en aluminio. Este propulsor de 2 litros, doble árbol de levas y 4 cilindros en línea dispone de 180 CV a 6500 R.P.M. Una transmisión manual de 5 velocidades completa el conjunto, que proporciona una velocidad punta entre los 225 y 245 km/h.

La “gestión” del combustible es mecánica: 2 carburadores Weber DCOE de doble cuerpo. Creo que éste es el punto exacto en el que el Effeffe Berlinetta me enamoró: un carburador de doble cuerpo para un coche que se fabrica en el 2016. Total, que de modo “ECO” ni hablamos…

No obstante la marca asegura que, a pesar de su sistema de inyección, el consumo estará lo más ajustado posible. Se me viene a la cabeza el bello -y casi extinto- arte de ajustar un carburador para que el motor “vaya fino”.

Aclaremos lo siguiente: la carburación es una completa locura hoy día, insostenible a cualquier escala, ¡pero reconoced que como homenaje a su época es perfecto!

Si queremos resaltar otro aspecto “de la vieja escuela” en su mecánica podría ser la suspensión, independiente ajustable en el primer eje y con puente rígido en el segundo. Éste último es también es ajustable y equilibrado con tirantes y un timón de Watt -un mecanismo que proviene de la barra Panhard, pero más sofisticado- que evita el movimiento lateral de todo conjunto. Los frenos de disco en ambos ejes nos traen de vuelta en el tiempo.

Una cápsula del tiempo fabricada con materiales nobles

Vemos un interior que, a pesar de su sencillez, es extremadamente exquisito por la calidad de los materiales empleados: el cuero y la madera son los elementos principales, ganando el aspecto de un lujoso GT concebido para competir. Su cuadro de mandos cuenta con un cuentarrevoluciones que llega hasta las 10000 vueltas, velocímetro, voltímetro y relojes de temperatura, combustible y presión de aceite. Los pedales ajustables están fabricados en aluminio y el volante Nardi, por supuesto, de madera.

¿Queremos algo más propio de un GT? Siempre podemos pedirle a Brianza que, junto con su chasis, nos incluya unas bolsas de viaje a juego y unas fundas para los palos de golf. Éstos serán los únicos extras que podrá traer el Berlinetta de serie…

effeffe-berlinetta-8

Hablemos de su posible precio: el Berlinetta se fabricará en series muy pequeñas y cada uno tendrá un precio de 294000 €, aproximadamente. Dicho precio incluirá unas jornadas de circuito para que el cliente se acomode a su máquina y el ajuste personalizado de todo el conjunto de chasis según su estilo de conducción.

Curiosamente, el Effeffe Berlinetta es un caso diametralmente opuesto a un Restomod: en vez de obtener un clásico y reconstruírlo a los estándares de hoy día, estás adquiriendo un modelo nuevo con la mecánica y estética de antaño. Ya no será necesario pujar cantidades ingentes de dinero por un clásico legendario o tener que la enorme suerte de encontrarte uno durmiendo en un vetusto trastero; por una muy pequeña parte del dinero que implicarían los casos anteriores, puedes comprar uno nuevo que ofrezca lo mismo. Effeffe además no descarta ampliar su gama con algún modelo más -¿¿Os imagináis un Berlinetta Spider??-

Conducir para disfrutar, simplemente

Una vez llegados al final os quiero dejar esta reflexión personal: para ser un Gentleman Driver no hace falta ser rico, ni famoso, ni vivir en Italia o Inglaterra o tener un clásico valorado en millones -¡ni el Effeffe!-. Recordad que gran parte es la actitud, la forma de disfrutar la pasión que a muchos nos une; para mí el Gentleman Driver es aquel que es capaz de coger su coche y perderse con él. Aquel que, si puede, se atreve a comprar el coche que siempre quiso sin pensar en consumos, en las plazas o en el “qué dirán” -que siempre está ahí y duele-. Aquel que disfruta conduciendo y no necesita excusas para hacerlo.

carretera-otoño

En definitiva, si coges tu coche para darte una vuelta y vuelves tan enamorado de él como la primera vez, eres más Gentleman Driver que cualquier multimillonario que tenga la máquina de tus sueños aburrida en un garaje por miedo a estropearla o, todavía peor, especulando con ella.

Eso sí: ¡Los guantes de cuero son obligatorios!

Sobre el Autor

Agustín Martínez

Mecánico de camino a ser Ingeniero Mecánico. Amante de los coches desde la infancia; todo comenzó con un Citroën ZX y en algún momento seguirá con un Porsche 911. Otra gran afición que tengo son los videojuegos de conducción, por lo que también podéis verme escribiendo sobre ellos aquí o jugándolos como Gustingorriz

Sorry no comment yet.

Deja un comentario