Menu
Banner Colombes

Llega el Dodge Challenger SRT Demon, el Dodge más brutal fabricado hasta el momento

Siempre se ha dicho que los americanos son gente extravagante, alocada, y que les gusta mucho presumir de sus logros (ahí está la ciudad de Las Vegas, o la llegada del hombre a la Luna). Sabíamos que eran adictos a la velocidad y al olor de la goma quemada, aspectos que aglutinan en sus adoradas jornadas de “Drag Racing”. También sabíamos que una de sus empresas líderes en el sector del automóvil, Dodge, comercializaba algunos de los muscle car más espectaculares, los conocidos Hellcats. Bien, pues si a todo lo conocido le damos una vuelta de tuerca más, obtendremos como resultado el Dodge Challenger SRT Demon, una escalofriante máquina de correr (legal para circular por las calles) que ya ha batido 5 récords a nivel mundial.

Empecemos a dar cifras: 840 CV de potencia, de 0 a 60 mph en menos de 2,4 segundos, mayor cantidad de fuerza G experimentada en un coche de producción (1,8G) y récord absoluto para el cuarto de milla, fijando la marca en 9,65 segundos. Ah, y puede hacer caballitos… En el tiempo que has empleado en leer esto, el Dodge habría superado los 250 km/h.

El Dodge Challenger Demon es el coche de calle más rápido del momento, capaz de batir a un Porsche 918

¿De dónde sale toda esa potencia?

Es quizá la pregunta que más os esteis planteando. Bien, pues procedamos a analizarlo. Primeramente, partimos del propulsor del Hellcat, un V8 que rinde 707 caballos. Luego, le montan un supercargador con mayor capacidad, capaz de absorber más de 30.000 litros de aire por minuto, dos bombas de gasolina respecto a la única del otro modelo, y muchas otras nuevas piezas, entre ellas pistones mejorados, árboles de levas, ect. Todo ello para llegar a los radicales 6200 centímetros cúbicos y sus 1.044 N/m de torque.

El Demon lleva serigrafiado en el supercargador la silueta del Demonio, quien da nombre a esta malvada creación

Dos de las principales innovaciones sobre las cuales la marca hace gran hincapié son el sistema de refrigeración del aire que entra al motor, denominado SRT Power Chiller, enfriándolo hasta la temperatura adecuada para la cual el Demon alcanza su máximo rendimiento en la combustión y un muy complejo “Launch control”, que posibilita el bloqueo las ruedas delanteras para calentar las traseras a base de “burnouts” y adquirir un agarre óptimo.

En Dodge se guardan un as bajo la manga…

Como todas las cosas en esta vida, las cifras del Dodge tiene truco. Para ser capaz de rebajar de 0 a 100 el tiempo de un Porsche 918 en línea recta, el Demon ha de perder todos los asientos salvo el del conductor (la marca los retira por el simbólico precio de 1 dólar), el sistema de audio y el cableado, rebajando la tara del coche hasta 90 kilos. Como extra, por otro dólar más, obtendremos una caja misteriosa, denominada “Demon Crate“, dentro de la cual encontraremos numerosos elementos mejorados que podemos incluirle a nuestra bestia de la carretera, como un filtro de aire de alto rendimiento, una nueva ECU y ruedas delanteras de drag, más finas y ligeras. Si a todo esto le sumamos gasolina de 100 octanos, alcanzaremos las espeluznantes cifras de las que hablábamos antes.

Quizá el único dato dentro de lo normal es su precio, que parte de los 85000 dólares, cantidad que no se nos hace excesiva teniendo en cuenta sus escandalosas prestaciones y que además dice mucho en su favor, puesto que costando 10 veces menos que cualquier superdeportivo, es capaz de dejar atrás hasta al más caro de ellos. Su fabricación en Estados Unidos se limitará a 3300 unidades, 300 de las cuales se distribuirán en Canadá, y habrá que esperar hasta 2018 para verlo en acción por las carreteras públicas.

Artículos relacionados: El final del Dodge Viper llegará este año, adiós a un icono del automovilismo americano | Las mejores curiosidades del mundo del motor (II)

Sobre el Autor

Miguel Benito

Estudiante de ingeniería del automóvil. Convirtiendo los sueños en realidades. Desde pequeño trasteando con todo tipo de cosas que tenían ruedas. Ahora, tengo la oportunidad de hablar sobre un tipo concreto de máquinas apasionantes: los coches, claramente. De la capital.
Comments (2)

Deja un comentario