Menu
Banner Colombes

DeLorean DMC-12

El pasado 21 de octubre se celebró el día de Regreso al Futuro, día en el que Marty McFly y el Dr. Emmett “Doc” Brown aparecieron en su viaje desde el pasado. Por lo tanto, es la ocasión perfecta para recordar al DeLorean DMC-12.

Viajemos atrás en el tiempo hasta mediados de la década de los 70. John DeLorean ha abandonado su trabajo en General Motors donde, entre otras cosas, había contribuido al desarrollo del Pontiac GTO, con la intención de fundar su propia compañía de automóviles: DeLorean.

DMC-12 (1)

Fotografía: www.pinterest.com

Los complicados inicios del DeLorean

El DMC-12 está basado en un diseño de Giugiaro el cual, siguiendo las pautas del fundador de la marca, creó esa inconfundible silueta a partir de una carrocería de acero inoxidable –sin pintar-, con las célebres puertas en forma de alas de gaviota.

Originariamente el DMC-12 debía contar con un chasis hecho a partir de la novedosa tecnología conocida como ERM (Elastic Reservoir Moulding), la cual reduciría el peso del coche. Desgraciadamente, se demostró que su uso para construir modelos en serie no era apropiado, pero ese no era el único contratiempo que DeLorean debía afrontar.

El motor elegido en un primer momento era un Wankel desarrollado a medias por Citroën y NSU. Cuando la sociedad entre ambas marcas acabó por disolverse, el motor fue reemplazado por un 2.8 V6 con 130 caballos, el cual no proporcionaba grandes sensaciones -tardaba alrededor de 10 segundos en alcanzar los 100km/h-. Este motor, desarrollado por Volvo, Peugeot y Renault, se emparejó con dos transmisiones diferentes: una manual de cinco relaciones o una automática de tres, ambas diseñadas por Renault.

Debido a estos cambios de última hora, el coche debió ser rediseñado, y es ahí donde entra Colin Chapman, fundador de Lotus. Respetando el diseño original de Giugiaro, Chapman aportó su experiencia al elaborar un chasis similar al del Lotus Esprit.

Comercialización y nuevos problemas para la marca

Finalmente, en 1981, comenzó la comercialización del coche. Aunque el precio que se tenía en mente se vio aumentado hasta los 25.000 dólares, el DeLorean DMC-12 parecía por fin estar a punto de dejar atrás sus problemáticos orígenes.

DMC-12 (2)

Fotografía: www.pinterest.com

Sin embargo, la crisis que asolaba a los EEUU hizo que sus ventas no fuesen las esperadas. Sorprendentemente John DeLorean tomó cartas en el asunto aumentando la producción, lo que no hizo sino empeorar la situación de la compañía. Pero lo peor estaba aún por venir.

El año de 1982 fue catastrófico para DeLorean Motor Company.  En primer lugar la marca se declaró en bancarrota, John DeLorean fue arrestado por tráfico de drogas, y por si fuera poco, la compañía fue investigada por fraude. Finalmente, en 1983 se fabricaron las últimas unidades del DMC-12.

El DMC-12 se transforma en un icono de los 80 gracias a Marty McFly

Pero este coche no estaba destinado para morir en el olvido. En 1985, se estrenaba Regreso al Futuro. En la primera entrega de la saga, protagonizada por Michael J. Fox y Christopher Lloyd, el DeLorean aparecía modificado y convertido en una máquina del tiempo. En palabras del director, Robert Zemeckis, escogieron el DMC-12 por su diseño único que se asemejaba al de una nave espacial.

Gracias a su rol en la trilogía de Regreso al Futuro, el DMC-12 se ha convertido en un icono automovilístico, tal y como John DeLorean soñó hace ya casi tres décadas.

DMC-12 (3)

Fotografía: www.pinterest.com

 

Sobre el Autor

José Díaz

Nací el mismo año que el MX5 y el Delta Integrale 16v, lo cual solo podía significar que mi futuro iba a estar marcado por los coches. Aprendí a leer con revistas de motor, y así hasta ahora. Mi pasión por el Jaguar E-Type pudo tener algo que ver con que me decidiera a estudiar Filología Inglesa. Apasionado por todo tipo de coches, especialmente por aquellos con tres pedales.

Sorry no comment yet.

Deja un comentario