Menu
Banner Colombes

9 curiosidades sorprendentes que te harán mirar con otros ojos al Bugatti Chiron

El Bugatti Chiron es el sucesor del que durante la última década fue uno de los coches más rápidos, caros y potentes jamás construidos. El Bugatti Veyron fue en el momento de su lanzamiento poco menos que una revolución: 1001 CV de potencia, 16 cilindros, 4 turbos, 407 Km/h de velocidad punta… En un coche que era capaz de ser dócil y confortable como (casi) cualquier otro coche de lujo. El Veyron rompió los esquemas de lo que conocíamos entonces con una tecnología y recursos pocas veces vistos anteriormente. Era, en definitiva, una obra maestra de la ingeniería por la que, según las malas lenguas, el Grupo Volkswagen perdió entre 4 y 5 millones de euros por cada unidad vendida (500 en total).

Al Veyron le siguieron los Grand Sport -la versión sin techo- y más tarde los Super Sport y Grand Sport Vitesse, las versiones con 1200 CV y que volvieron a batir récords de velocidad. Y si bien el Veyron fue un proyecto nacido de un folio en blanco, el Chiron parte de una base muy distinta: la del propio Veyron. Sí, es más potente, más rápido y más lujoso aún, pero no supone la revolución que trajo consigo el Veyron. Sin embargo, Bugatti ha trabajado para que el Chiron sea lo suficientemente impresionante por sí mismo sin tener que hacer añoranzas a su predecesor. Como con este último, bucear en los datos e investigar sobre las anécdotas de la producción del coche es encontrarse con un sinfín de cifras espectaculares y curiosidades sorprendentes, tanto o más que su proceso de compra. Vamos allá con algunas…

1. El único lugar del mundo para probar la velocidad máxima del Chiron con cierta seguridad sigue siendo el circuito de Ehra-Lessien

Situado al norte de Wolfsburgo, estas instalaciones son propiedad de Volkswagen. La pista principal cuenta con una recta de casi 9 kilómetros y las curvas peraltadas permiten entrar a gran velocidad en sendas rectas, permitiendo alcanzar la velocidad máxima del Chiron. Fue aquí donde el Veyron Super Sport logró el récord del mundo de velocidad para un coche de producción alcanzando 431,072 Km/h. La velocidad del Chiron está limitada electrónicamente, pero de no tener esta limitación es capaz de seguir acelerando hasta quedarse cerca de los 500 Km/h…

2. Bugatti tuvo que rediseñar su banco de pruebas para poder trabajar con el motor del Chiron

El motor del Veyron era potente, y mucho. Pero el del Chiron tiene un 25% más de potencia que el Veyron Super Sport y un 50% más que el Veyron. Usa el mismo bloque W16 de 8 litros de cilindrada del Veyron pero ahora los turbos son mayores, gracias a lo cual se consiguen unas cifras de infarto: 1500 CV de potencia y 1600 Nm de par máximo.

3. Ha pasado más de 300 horas en el túnel de viento

El trabajo aerodinámico de un coche que ha de mantenerse estable y pegado al asfalto a más de 400 Km/h es una tarea titánica. Si además tienes que lidiar con un motor que llega a necesitar 60.000 litros de aire por minuto, el estudio de este fluido es fundamental. El Chiron cuenta además con aerodinámica activa: el alerón trasero retráctil puede adoptar cuatro posiciones dependiendo del modo de conducción y la velocidad a la que se circule, a lo que se une el chasis adaptativo que permite diferentes alturas de conducción para maximizar las prestaciones. Dependiendo del modo en que circulemos, el Cx. del Chiron varía desde 0,38 en el modo estándar EB, 0,40 en Handling y 0,35 en el modo Top Speed hasta 0,59 cuando se activa el aerofreno.

4. Tiene dos circuitos de refrigeración y 10 radiadores en total

El circuito principal -o de alta temperatura- es el encargado de refrigerar un motor que genera una tremenda cantidad de calor. El secundario es el que se ocupa del enfriamiento del aire y es el que evita que este se sobrecaliente en condiciones de tráfico lento (cuando entra poco aire fresco). El circuito principal cuenta con un radiador principal y dos radiadores auxiliares con 37 litros de agua que se bombean a través de todo el circuito en aproximadamente tres segundos. El circuito secundario, o de baja temperatura, está equipado con un radiador lleno de 12 litros de agua.

A pleno rendimiento, el Chiron y sus 16 cilindros son capaces de consumir 60.000 litros de aire por minuto

En total, todo el sistema de refrigeración cuenta con 10 radiadores en total: además de los intercambiadores de calor de agua/aire y el enfriador de aceite hidráulico, hay tres radiadores para el aceite del motor, otro para el aceite de la caja de cambios y uno para el aceite del diferencial trasero, haciendo un total de 10 radiadores repartidos por todo el coche.

5. Fibra de carbono suficiente para cubrir la distancia entre la Tierra y la Luna… ¡9 veces!

Según Bugatti, si todas las fibras empleadas en la realización de un monocasco se pusieran en línea recta una tras otra, ocuparían una distancia aproximada de 3,46 millones de kilómetros. Dicho de otra forma: nueve veces la distancia que separa nuestro planeta y la Luna. Además del monocasco -fabricado por el especialista Dallara-, en el Chiron también son de fibra de carbono los subchasis delantero y trasero e incluso se puede encargar la carrocería fabricada completamente en este material.

6. El depósito de combustible se acabará en 9 minutos si vas a la velocidad máxima

A máxima velocidad (en torno a los 420 km/h), el consumo del Bugatti Chiron equivale a 158 litros/100 km

La velocidad máxima del Chiron está limitada electrónicamente a 421 km/h. Circular a esta velocidad debe de ser emocionante, aunque la experiencia acabará pronto… Bugatti estima en 9 minutos el tiempo en el que el Chiron apura el depósito de combustible de 100 litros. Esto equivale a decir que el consumo del Chiron a máxima velocidad es de unos 158 litros cada 100 km.

7. Monta el embrague más grande y resistente visto jamás en un coche de calle

La caja de cambios de doble embrague de siete velocidades del Bugatti Chiron está hecha por Ricardo. Para poder digerir los 1600 Nm del motor, hubo que desarrollar un aceite especial para la transmisión, reforzar los dientes de los engranajes y equipar al Chiron con el embrague más grande y resistente usado jamás en un coche de calle.

8. Las ventanillas se suben automáticamente cuando superas los 148 km/h

En cualquier coche ir con las ventanillas bajadas a esta velocidad resultará molesto por el ruido y las turbulencias. Sin embargo, en el Chiron puede significar mucho más: la aceleración de 150 a 250 Km/h es fulgurante y por eso el coche previene por sí mismo. A partir de 148 Km/h sube automáticamente las ventanillas y a partir de 180 Km/h cambia al modo Autobahn, que rebaja la altura del coche y modifica los parámetros de la dirección y la suspensión para hacerlo más estable a altas velocidades.

9. La superficie activa del catalizador equivale a 30 campos de fútbol

Los gases resultantes de la combustión salen del Chiron a través de un sistema de escape de titanio con seis tubos de escape, cuatro dirigidos hacia la parte trasera y dos apuntando hacia abajo para favorecer el downforce. El sistema está equipado con cuatro preconvertidores y dos catalizadores principales. La superficie activa total de los seis catalizadores es de unos 230.266 m², el equivalente a algo más de 30 campos de fútbol.

Fuente: Road and Track

En Planeta del Motor: ¿Pensando en un Bugatti Chiron? Así es el proceso de compra del coche más caro del mundoLeyes estadounidenses, o cómo estropear el diseño de un superdeportivo de 1500 CVMisil Tierra-Tierra: el Koenigsegg Agera RS es oficialmente el coche más rápido del mundo

Sobre el Autor

Diego Gutiérrez

Aprendí a leer con los nombres de los coches que veía por la calle. A los 6 días de sacarme el carné, rompí un diésel atmosférico. Disfruto conduciendo cualquier cosa con motor y ruedas y en mis ratos libres estudio cosas ingenieriles.

Sorry no comment yet.

Deja un comentario