Menu
Banner Colombes

Contacto: KIA Sportage 2016 ¿Dueño y señor de los C-SUV’s?

Hace unos días estuve en Barcelona probando el nuevo KIA Sportage en su presentación internacional a la prensa, y tengo que anunciar que vengo con malas noticias. Malas noticias para las marcas con modelos en el segmento de los SUV’s compactos. Al mismo tiempo traigo conmigo noticias muy buenas para los que sois futuros compradores, incluso para los que admiráis los progresos dentro de las marcas.

El nuevo KIA Sportage ya está aquí y en Planeta del Motor lo hemos probado. Si me estás leyendo, quédate, hemos coqueteado con toda la nueva gama del KIA Sportage, la seña de identidad de la marca coreana, y hay bastante que contar.

CH9Q5510 (Medium)

Aparte de los siete años de garantía, ahora KIA puede presumir de más cosas para anunciar su nuevo SUV, y es que sólo en Europa se han vendido más de 450.000 unidades, desde que lanzara la primera generación allá por 1993, del modelo imagen de la marca. Desde la primera generación el Sportage ha cambiado muchísimo, pero este cambio viene desde más allá, este cambio viene desde la revolución total que está experimentando KIA.

Desde esta orilla sabemos que KIA ha dado un salto importante en estos últimos años, y que los planes que tienen entre manos no son ni mucho menos para pasar desapercibidos. La marca es ahora mismo la número diez en el ranking nacional de ventas, y veremos qué pasa en este 2016 teniendo en cuenta la fuerza con la que están actuando. Desde la otra orilla, en KIA, también lo saben, saben que han dado una zancada admirable y han cambiado el transcurso de la marca de aquí a unos años vista. De la causa se ha pasado a la consecuencia, y es que ahora que están arriba saben que tienen que dar la talla, y es por lo que siguen viniendo mejoras en las partes que seguían siendo deficientes en la marca.

(En el hotel pudimos ver y tocar el nuevo KIA Optima y remarco lo escrito líneas arriba).

 

Su personalidad llama la atención

Indudablemente el nuevo Sportage es más atractivo que su antecesor directo. Es cierto que en la versión anterior, todo un éxito de ventas, ya se venía dibujando en el horizonte el salto en cuanto a calidad y diseño. La versión anterior posicionó al modelo Sportage como el segundo más vendido del segmento en España con más de 10.000 unidades vendidas, y con la llegada de esta nueva generación de 2016, el primer puesto puede empezar a temblar. ¿Estás nervioso Nissan Qashqai? El nuevo Hyundai Tucson también puede dar un golpe sobre la mesa, así que se pone bastante interesante el mercado para los años venideros, en cuanto a este tipo de coches se refiere.

El nuevo KIA Sportage muestra un diseño exterior llamativo y deportivo dentro del carácter soberbio que le aportan sus dimensiones. El Sportage presenta un porte que nos hará girar el cuello al verlo pasar, al menos en los primeros compases de su vida. Mide 4,480 mm de largo por 1,855 de ancho y 1.645 de alto.

KIA_Sportage_8 (Medium)

En la parte delantera destaca el recurso de haber dispuesto los faros a distinta altura que la parrilla, parrilla que ya es seña de identidad de la marca. Los faros, alargados y con tres grupos de iluminación claramente visibles y muy atractivos, se disponen muy arriba y sobresaliendo por el perfil del vehículo.

Crean un músculo muy bien resuelto en el capó, producto de acompañarlos. Este músculo genera un pliegue en ambos lados del capó que nos desliza hasta la parrilla KIAIMG_5876La parrilla grande y vistosa se posiciona en el centro de todo el frontal, inevitablemente será a donde nuestros ojos primero recurran, y eso es lo que busca KIA. Más abajo, una pequeña abertura, de donde cuelga el portamatrículas, facilita una simbiosis perfecta entre la parrilla y la toma de aire inferior. Estas tres tomas dan un aspecto agresivo, que nos gusta, al Sportage. El emplazamiento para las luces antiniebla delanteras está muy bien ejecutado y, por su disposición, aporta aún más músculo al frontal. Estaremos ante los cuatro LED, ya vistos en el cee’d, si configuramos con la línea GT o un faro halógeno redondo con marco cromado en las demás versiones.

IMG_5896 (Medium)IMG_5881 (Medium)

El perfil es simple pero juega mucho con luces y sombras gracias a sus curvas; sobresalen en él los pasos de rueda que se unen perfectamente con los trazos de la parte delantera y trasera. Además aportan un ingrediente de deportividad y fuerza que otros competidores no tienen. Se ha optado por eliminar la pequeña ventanilla tras el pilar C, aunque se particiona la ventanilla trasera. La zaga queda muy bien con este gran pilar C. En él coincide perfectamente el alerón que adorna la luneta trasera. Un nervio justo bajo las ventanillas nos guía hacia la trasera del Sportage, enganchando directamente con las luces traseras, que también se alargan por el perfil. El diseño de la parte trasera es magnífico, los faros se unen entre si a través de ella junto con una elegante línea cromada. Una arista divide la trasera en dos alturas y genera un escalón para posicionar la matrícula. Los intermitentes, antiniebla trasero y marcha atrás se encuentran en la zona más baja. No me gusta esta marginación de los intermitentes pero KIA ha optado por la presencia única de luz roja en los pilotos principales.

IMG_5892 (Medium)

Por último un falso difusor, que queda francamente bien, adorna con acabado en aluminio las dos salidas de escape vistas que encontraremos en las versiones con acabado GT Line. Si optamos por una versión sin los aditamentos deportivos, el difusor irá en acabado de plástico y no se practica un lugar para la salida de escape derecha.

2T3A1571 (Small)2T3A1648 (Small)

Un plástico negro recorre toda la silueta inferior alrededor del vehículo; esto le aporta un toque campero que aunque es un gen que ya se ha perdido en estos segmentos, siempre es agradable de ver. Te recuerda de algún modo que estás ante un coche que aún puede circular por pistas de tierra sin problemas como más abajo verás.

No podían faltar unas barras en el techo que proporciona al SUV de KIA dinamismo, además encierran al techo panorámico (disponible en algunas versiones), que se extiende a lo largo de toda la superficie.

Dentro de la paleta de colores encontramos:

pruebacolores

Y se ofrecen cuatro diseños de llantas según las líneas de equipamiento:

Es difícil rematar tan bien un coche de tales dimensiones y KIA lo ha hecho muy bien. Si configuramos nuestro Sportage en rojo Infra Red con su acabado GT Line y las llantas de 19 pulgadas, no podremos dejar de mirarlo. Los detalles cromados y otros simulando aluminio aportan al Sportage un toque espectacular.

Exteriormente, el Sportage es un coche para cualquier tipo de gusto, mezcla tan bien diferentes trazos que puede enamorar a cualquiera

IMG_5878 (Medium)

¿Dónde están los materiales baratos y las holguras?

Quizá el cambio de diseño exterior sea destacable pero lo realmente sorprendente y que supone un avance para la marca coreana es el acabado de los interiores. Se ha mejorado sustancialmente e incluso si vamos con lupa nos encontraremos ante un interior en el que se respira calidad. Desde que cerramos las puertas ya notamos como el sonido al hacerlo es de un buen ajuste y de haber aislado bien el exterior.

Se ha borrado del inventario el abuso de plásticos duros y de baja calidad. La parte alta del salpicadero va recubierta con un tejido que simula piel en tono negro, con una costura que cruza todo el salpicadero a lo largo, abrazando a las salidas de aire acondicionado y a la pantalla. Continúa por la parte superior de las puertas, donde se ubica el tirador para abrir la puerta, que no presenta ningún crujido, el accionamiento es agradable.salpicadero sportage En la parte media y baja, donde se posiciona la botoneria satélite a la izquierda del volante y la consola central ya sí encontramos plástico duro, pero quizá sea la mejor opción para proteger el acabado del uso. Al igual que la parte central que divide los dos asientos y en la que se ubica la palanca de cambios. De todas formas, la botonería de la consola central va insertada en un plástico negro brillante consiguiendo un aspecto premium y agradable. Me gusta la disposición de botones en varias alturas de la consola central, ordenado por función e importancia. Además KIA se ha preocupado de disponer a la misma altura las zonas de información, el cuadro principal y la pantalla de infoentretenimiento.

Es realmente sorprendente y destacable el salto cualitativo en cuanto a interior

2T3A2333 (Medium)

Así mismo se puede apreciar como se ha llevado la misma idea para posicionar los botones del volante y los de la consola central que controlan las funciones principales de la pantalla. La pantalla táctil de 7 u 8” se encuentra muy ligeramente orientada hacia el conductor (unos 10º) y en una posición de altura y distancia correctas. Desde la posición de conducción se accede perfecta y cómodamente a todos los botones táctiles y sin vernos obligados a perder mucha visión de la carretera. Del mismo modo el avance por los menús es rápido y sencillo, tanto si manejamos desde el volante como desde la consola. Aparte, la información que se da es clara.

IMG_5867 (Medium)

El volante recubierto con cuero agradable al tacto presenta un diseño deportivo, con la parte inferior plana en los acabados GT. Además está disponible un extra que permite que tengamos un volante calefactable.

volante_sportage (Medium)

No sólo se respira calidad, también se palpa. El tacto de botones es algo que tengo muy en cuenta personalmente, por lo que presté especial atención. Es en definitiva lo que nos dará una visión de cómo están los ajustes. Se ha avanzado muchísimo en este aspecto. Presentan un ajuste preciso, sin holguras. El tacto es agradable aunque una pulsación algo hueca y sin peso, para mi gusto. El accionamiento de las dos palancas tras el volante también es de movimientos precisos. Las tolerancias inapreciables de las palancas de cambio, tanto la manual como el selector automático, son otro punto a favor y a destacar. No presentan movimientos fuera de su recorrido predestinado.

IMG_5900 (Medium)

Al igual que con el exterior, si optamos por una versión con paquete GT Line tendremos detalles característicos como el pedalier en aluminio.

El habitáculo se ha aislado bien del sonido procedente del motor, no tan bien del viento y del ruido exterior. No hay vibraciones ni crujidos al pasar por badenes, resaltos o tomar curvas cerradas que torsionen el chasis y la carrocería. Es un punto muy a favor y sin duda una mejora importante.

Los asientos son cómodos, con la pega de que no recogen y proporcionan la sujeción que deberían en la parte de las piernas. En cualquier caso este defecto solo lo apreciamos si circulamos por carreteras de montaña y a un ritmo exigente, o si nos metemos con el coche en terrenos con elevaciones e inclinaciones laterales acusadas. En las circunstancias normales para las que está diseñado este coche los asientos se llevan una nota sobresaliente, su diseño es además atractivo en todas sus configuraciones, tanto por el color del tapizado como por la estructura. Pueden equiparse con sistema calefactable y sistema de refrigeración. Ambos hacen su tarea a la perfección y a la orden instantánea de un botón. Son regulables eléctricamente tanto la distancia al volante como la altura y la zona lumbar. Es destacable los grandes recorridos que pueden hacer los asientos delanteros en los diferentes ejes, por lo que podremos encontrar la postura de conducción que deseemos. Aparte de por esto, el nuevo habitáculo se ha diseñado de manera que podemos ir sentados en este coche en una posición baja respecto al suelo del mismo mientras que vamos con una altura significativa con respecto a la carretera. Se consigue pues, más sensación de deportividad, sin deficiencias en la visión del exterior ni en los mandos o indicadores del coche. Del mismo modo, y al contrario de lo que pasa en muchos coches actuales, en pilar A no interfiere en absoluto en el campo de visión. El reposabrazos está bien colocado para ofrecer un apoyo cómodo, además su interior aloja un buen compartimento para objetos. El cierre es endeble para algo que abriremos y cerraremos con mucha frecuencia.

IMG_5865 (Medium)

En las plazas traseras hay espacio de sobra para crear un lugar cómodo y espacioso para los ocupantes. Con el asiento delantero en una posición para una persona de 1.85 metros como yo, queda aún espacio más que resaltable. Incluso con la banqueta totalmente colocada en la posición final de su recorrido hacia atrás, el Sportage puede presumir de seguir ofreciendo espacio para las piernas en las plazas traseras. Pueden viajar perfectamente 3 personas pero como suele ser normal la plaza será incómoda por su altura y dureza. El acceso es un poco alto pero no es difícil, los asientos son muy cómodos y el respaldo es ligeramente reclinable para buscar la posición deseada por el ocupante. Reposabrazos central, dos tomas de corriente y una salida de aire acondicionado completan el espacio trasero. Así mismo los asientos contarán con sistemas de anclaje ISOFIX.

IMG_5861 (Medium)

El maletero es muy amplio, cierto es que penalizan las protuberancias que generan los pasos de las ruedas pero aún así disponemos de 503 litros utilizables. La boca de carga está a una altura adecuada y de fácil acceso para cargar los bultos. Además, el nuevo Sportage cuenta con un sistema de apertura y cierre automático del portón (Sistema SPT).

IMG_5909 (Medium)

Hasta arriba de tecnología

El sistema de posicionamiento y guiado GPS funciona realmente bien, cuenta con la tecnología de TomTom. Durante el fin de semana recurrimos a su uso en casi la mayoría de las salidas y nos guió adecuadamente, dándonos indicaciones correctas, claras y con antelación. Incluso me llegó a guiar por un camino de tierra, oculto, para volver en menos tiempo al hotel.

IMG_5894 (Medium)

Salvo en las versiones 1.6 GDi, 1.7 CRDi y la 1.6 T-GDi de 177 CV manual, el sistema de sonido viene de la mano de JBL by Harman así que no hace falta que dé detalles de lo bien que se escucha, ¿no?

IMG_5898 (Medium)

El catálogo de ayudas a la conducción es extenso. Desde un sistema de asistente al aparcamiento a uno de detección de peatones, pasando por el control de crucero o un sistema de retención de velocidad en pendientes.

Los más remarcables son el AEB; es el sistema de frenado de emergencia. Detecta la cercanía de otro vehículo o un peatón para avisarnos y en caso de ser necesario efectuar una frenada de emergencia para detener el vehículo antes de colisionar. Pudimos comprobar cómo efectivamente detecta peatones y cómo comenzó una frenada automática al detectar un vehículo demasiado cerca. Por otro lado el asistente inteligente de ayuda al estacionamiento SPAS fue algo que también probamos: localiza un lugar para aparcar tanto en cordón como en batería y efectúa las maniobras necesarias para estacionar mientras nosotros colaboramos con los pedales (solo está disponible en las versiones automáticas).

El sistema LKAS también es eficaz; corrige la trayectoria del Sportage, con un cambio de dirección contundente pero seguro en el volante, si detecta que nos estamos saliendo del carril.

IMG_5899 (Medium)

Se ofrecen cinco niveles de equipamiento: Basic, Concept, Drive, Emotion y GT Line, cada una más completa que la anterior. El paquete Drive ya inundará nuestro Sportage de extras, los otros dos por encima contemplan añadidos como asientos de piel, techo solar panorámico o faros Bi-xenón adaptativos, incluidos en el Emotion y otros como las levas de cambio en el volante o las llantas específicas para el GT Line.

2T3A2178 (Small)2T3A2435 (Small)

Motorizaciones

Diésel

Nada más llegar al aeropuerto me decanto por la versión diésel de 115 CV para poner rumbo hacia el hotel. KIA espera que este bloque de 1.7 litros CRDi sea la opción que más se comercialice. Es el motor básico de los alimentados por combustible diésel y es ya conocido por montarse en el Sportage de la pasada generación. Veamos qué tal va.

Este motor trabaja muy bien a bajas vueltas, en KIA han conseguido aumentar el par de toda su gama de motores. A partir de ahí es un motor que carece de fuerza, aunque es más que suficiente para mover los 1.379 kilogramos de peso. En carretera las recuperaciones son muy lentas. Sin duda es la opción asequible para alguien que no va a necesitar una potencia notoria pero precisa del coche para hacer kilómetros manteniendo un consumo acotado. Entre carretera y un poco de trayecto urbano pudimos mantener el consumo medio en unos 5.5 litros (teniendo en cuenta que no se hizo en condiciones óptimas). Hay que destacar que es el único diésel que incorpora el sistema Start-and-Stop.

Por otro lado nos subimos a un 2.0 CRDi de 185 CV, la cara opuesta de la moneda. Con potencia más que suficiente, el Sportage con este motor se mueve muy bien, además, el cambio automático de 6 velocidades de tipo convertidor de par trabaja acertadamente. Es eficaz y obediente a nuestro imperativo pie derecho. Las recuperaciones son rápidas aunque es verdad que el cambio automático las hace un poco deficientes. Esta mecánica se oferta con un amplio listado de extras, eso sí, su precio supera los 33.000 €. Es la opción tope de gama, la cual adquieran los más caprichosos.

IMG_5887 (Medium)

En un escalón intermedio de las mecánicas diésel nos encontramos con la versión 2.0 CRDi de 136 CV; disponible con cambio manual y cambio automático, ambos de 6 velocidades. Sin duda esta es la opción más recomendable dentro de estas versiones si disponemos de un presupuesto limitado y buscamos un equilibrio perfecto. Cuenta con mayor respuesta en medias vueltas, totalmente necesaria en el de 115 CV, y en comparación con su hermano mayor de 185 CV no notaremos tanto que tenemos 50 CV menos, al menos para el uso que le corresponde a este coche. El acabado Drive será el que complemente un equilibrio perfecto entre prestaciones, extras y consumo. Con este motor el funcionamiento de la caja automática también es bueno, responde a nuestras diligencias con precisión y actúa de manera lógica para proporcionarnos las respuestas que buscamos. Si bien es cierto que responde a una configuración de confort por lo que no responderá como queremos bajo un uso más acusado.

KIA_Sportage_5

Como hemos dicho, el habitáculo está bien aislado del ruido motor pero con estas mecánicas diésel estaremos obligados a escuchar un poquito de ruido al acelerar, un ruido que por cierto quizá sea demasiado mecánico, para nada refinado.

PRECIOS_DIESEL_SPORTAGE

Gasolina

Dentro de las motorizaciones de gasolina pudimos probar el nuevo motor 1.6 T-GDi de 177 CV. Primero en su versión manual y tras eso comprobamos qué tal va la, también nueva, caja de cambios de 7 velocidades y doble embrague (7-DCT). Este motor de gasolina trabaja muy bien en todos los regímenes; el turbo se nota, trabaja bien, pero no da la sensación de aportar todo el potencial mecánico del que debería disponer con sus 177 CV. Sin embargo se convierte en un coche muy divertido cuando trabajamos con sus levas, muy bonitas y agradables al tacto por cierto. Podremos llevarlo a un ritmo alto sin tener la sensación de que el motor va forzado, esta mecánica lo hace muy ágil. Con la caja manual, el embrague tiene demasiado recorrido inútil y será fácil que, hasta que te acostumbres, se cale. La pega es que notaremos cómo aumenta considerablemente el consumo.

IMG_5874 (Medium)

La nueva transmisión automática con embrague duplicado trabaja muy eficazmente pero obliga a que la tracción sea AWD por lo que el precio aumenta aún más, lo que haga que quizá no se venda tanto como la opción de 132 CV. Esta última nos faltó por probar pero sin duda será más vendida si hablamos de la apuesta de gasolina.

 PRECIOS_GASOLINA_SPORTAGE

 

El KIA Sportage en los diferentes escenarios

La conducción del Sportage me agradó mucho. Es un coche cómodo de conducir en cualquier situación, a pesar de su altura carece de balanceos incómodos (incluso en ritmos y carreteras exigentes) y esto es por la buena configuración de la suspensión. Se ha conseguido con ella filtrar todas las irregularidades del terreno sin comprometer la estabilidad al pasar por curva.

La dirección es excesivamente blanda y sin peso diría yo, aunque si nos movemos por ciudad es lo más idóneo para maniobrar con uno coche así. Si elegimos el Modo Sport (disponible en algunas versiones) accionando un botón la dirección se vuelve más dura y adquiere bastante peso, me gustó mucho el comportamiento de esta por carreteras sinuosas de montaña. Transmite menos de lo que debería pero es suficiente para estar al tanto de cómo rueda el coche por el asfalto… o la gravilla. La tendencia de este coche es a subvirar, pero a veces da la sensación de que la inercia golpea mucho la parte trasera. En cualquier caso no estamos ante un coche al que le tengamos que exigir maniobras y trazadas que comprometan la estabilidad, no es un coche para ir rápido. Pero, ojo, es cierto que se puede llevar a un ritmo exigente y divertido.

CH9Q4403 (Medium)

Además de una dirección adecuada para ciudad, el tacto del embrague es adecuado para este escenario, por lo que el KIA goza de una característica vena urbanita. Además muchas de las ayudas que hemos comentado, harán que sea una gozada su conducción a través de las calles estrechas, las grandes avenidas y… Los atascos de la ciudad.

Cuando salimos a carretera la ligereza de la dirección no penaliza en nada, el Sportage hace a las mil maravillas su papel en autopistas, autovías y carreteras secundarias.

El Sportage frena bien pero tiene un tacto de freno demasiado blando. Al igual que el embrague, tiene un poco de recorrido inútil, esta vez en la parte alta. Notaremos que para frenadas más fuertes tenemos que pisar bastante más el pedal en comparación con una frenada más suave. En cualquier caso esta configuración lo hace cómodo para las frenadas-aceleraciones en la ciudad.

El nuevo KIA Sportage está pensado para moverse con facilidad en la ciudad a pesar de sus dimensiones 

Aunque la aerodinámica se ha revisado y se ha disminuido el coeficiente aerodinámico, con estrategias para una óptima circulación del viento a través del vehículo, el porte alto en relación con la anchura de la carrocería hace que en carretera se note un poco el azote del viento transversal, y si el viento es fuerte podemos incluso notar como el coche tiende a desviarse.

No estamos ante un todoterreno pero podemos circular perfectamente por pistas de tierra y gravilla con el Sportage, tal y como hicimos en la presentación. Su altura respecto al suelo y la posibilidad de un transmisión a las cuatro ruedas con autoblocante hace que el KIA no se vea comprometido en algunas situaciones en las que sus rivales se avergonzarían.

IMG_5907 (Medium)

Conclusiones: El Sportage en el mercado

No cabe la menor duda de que sus rivales están temblando, y no es para menos. La valoración final es más que positiva. Su rival directo es el líder del segmento, el Nissan Qashqai, que también ha mejorado en la parte de diseño y calidad de acabados. Sin embargo, la apuesta revolucionaria de la marca coreana puede dar ese plus necesario para tomar el relevo de la primera posición. El nuevo Sportage es un coche con porte, llamativo, pero que mantiene la discreción y de aire deportivo.

Se ha logrado un compromiso remarcable entre su precio de venta, su mecánica y su calidad y es sin duda algo que lo hará estar en la brecha en los próximos años.

Sí, dentro del segmento elegiría al KIA Sportage.

Sobre el Autor

Rafa Rivera

A décimas de segundo de ser Ingeniero Aeroespacial. Nací en Córdoba y me crié entre un Escort y un Fiesta SuperSport. Enfadado con el mundo desde que en mi casa se compró un Ford Ka. Mi cabeza es una base de datos de coches, y solo coches, en constante actualización y estoy aquí para compartirla contigo.
Comments (2)

Deja un comentario