Menu
Banner Colombes

¿Qué pinta este Bugatti Chiron recopilando datos en Nürburgring si su fase de desarrollo ya acabó?

Sorpresa es la palabra que mejor define esta noticia. No por el hecho en sí de ver rodar un hipercoche en el Infierno Verde, ya que queda claro que es el entorno idóneo en el que cualquier marca, notable o no, realiza sus tests de puesta a punto, sino porque no es habitual ver correr a un modelo que ya ha sido lanzado y que está siendo entregado a sus compradores. Y más aún si el copiloto parece estar tomando datos en un ordenador.

De este modo, queda totalmente descartado que Bugatti esté chequeando diferentes aspectos del Chiron, pues esa tarea ya debería haberse realizado en su momento en un coche con 1500 CV de potencia (ahí es nada) que muchos clientes ya tienen entre sus manos, o bien que cualquiera de sus propietarios haya decidido sacarlo a pasear. Aclarado esto, sólo se nos ocurren dos motivos por los cuales esta bestia haya sido avistada batiéndose al Ring: desarrollo de una versión para circuitos o edición especial. Sea cual sea la razón, ambas son más que atractivas.

Edición especial en desarrollo o versión para trackdays son los motivos, a nuestro juicio, más coherentes por los que Bugatti ha llevado al Chiron a Nürburgring

Cuesta creer que a los ingenieros de Bugatti les haya entrado ganas de desarrollar una versión aún más extrema del último modelo de la marca, ya que, bueno, ¿qué más se puede hacer con un coche que de serie tiene millar y medio de caballos? Pero volviendo la vista atrás, es algo que ya hicieron con el Veyron y sus numerosas versiones especiales, entre las cuales encontramos la edición Super Sport, que ostenta el récord de velocidad máxima jamás alcanzada por un coche de producción  (431,3 km/h). Tampoco sería descabellada la idea de que se esté cocinando una versión más adaptada a circuito para disfrutar en los trackdaysya que existen pocas ubicaciones mejores que el inmenso circuito alemán para la adquisición de datos.

Un último argumento sobre la cuestión podría ser la posibilidad de que Bugatti vaya a prepararse para un intento de asalto al trono de Nürburgring, ya que parece obvio que en las vueltas en las que ha sido filmado, el hombre al volante del nuevo superdeportivo no iba apretando en exceso el pedal del gas. Esta suposición quizá vaya algo más desencaminada, debido al diseño del coche y a la filosofía de la marca, que siempre ha perseguido cifras de velocidad, a priori inalcanzables, en línea recta. Pase lo que pase, os mantendremos informados. Por el momento, dejamos para vuestro disfrute el clip que tanto ha dado para hablar.

Vía: Road and Track

Artículos relacionados: Primer análisis del Bugatti Chiron y precios | Leyes estadounidenses, o cómo estropear el diseño de un superdeportivo de 1500 CV 

Sobre el Autor

Miguel Benito

Estudiante de ingeniería del automóvil. Convirtiendo los sueños en realidades. Desde pequeño trasteando con todo tipo de cosas que tenían ruedas. Ahora, tengo la oportunidad de hablar sobre un tipo concreto de máquinas apasionantes: los coches, claramente. De la capital.

Sorry no comment yet.

Deja un comentario