Menu
Banner Colombes

Si eres un loco de Apple y además te gusta conducir, el BMW Z8 de Steve Jobs está en venta

BMW Z8

Steve Jobs fue uno de esos genios a los que no le gustaba mucho llamar la atención. Sorprende su discreción personal, y más si tenemos en cuenta el éxito cosechado en su más que brillante carrera en profesional. Lejos de ser un tipo ostentoso, optó por llevar una vida simple y cómoda junto a los suyos. Esto hizo, entre otras cosas, que en ningún momento le viésemos presumir, a diferencia de otros magnates, de ningún superdeportivo. Para dejarnos con la boca abierta le bastaba con presentarse sobre una tarima con unos jeans clásicos y un jersey negro de cuello vuelto.

El conocido lema de Apple ”Think Different” comulga a la perfección con la filosofía innovadora del BMW Z8

Nos llega la noticia de que el próximo 6 de diciembre la compañía RM Sotheby´s subastará en Nueva York el BMW Z8 que perteneció al cofudador del universo Apple. El fabricante alemán lanzó el Z8 al mercado en el año 2.000 bajo un concepto innovador que dejaba entrever las bases del futuro de la marca. Se comenta que fue Larry Ellison, CEO de la multinacional Oracle, quien convenció a Jobs para que se comprase este BMW Z8. Y es que el eslogan ‘‘Think different’’ (‘‘Piensa Diferente’’) de la marca de la manzana, comulga a la perfección con la filosofía del modelo alemán.

BMW Z8

El BMW Z8 monta el mismo motor que el M5 E39, un poderoso V8 atmosférico de 4,9 litros capaz de desarrollar 400 CV de potencia y 500 Nm de par. El propulsor de este exótico biplaza descapotable viene asociado a una caja de cambios manual de seis velocidades. El buen trabajo de los ingenieros de BMW Motorsport logró que el Z8 alcanzase los 100 km/h en 4,7 segundos. Su velocidad máxima a cielo abierto está limitada electrónicamente a 250 km/h. BMW entregó todas las unidades con su respectivo techo rígido para que el viento no supusiese un problema a la hora de volar bajo. Como podemos apreciar en las fotos, el modelo se encuentra en perfecto estado de conservación. Y es que a pesar de sus diecisiete años, este Z8 tan sólo refleja 15.200 millas (24.465 kilómetros) en su marcador.

El diseño elegante y atemporal del Z8 lo firma el danés Henrik Fisker, que en su día también sería el encargado de dibujar las líneas del Aston Martin DB9. Su estética retro se inspira en el espíritu de otro roadster clásico de la marca, el 507. El diseño del habitáculo es obra de otro genio, Scott Lempert. Nos llama mucho la atención a primera vista el volante de tres radios de aluminio, de otra época. Los tapizados, de cuero negro, contrastan muy bien con el plateado del resto de elementos del habitáculo. BMW tan solo produjo 5.703 unidades del Z8, de las cuales 2.543 fueron exportadas al mercado estadounidense. El color Titanium Silver de su carrocería está presente en 3.182 de estos coches. Tanto en el chasis como en la carrocería, el aluminio es el material principal.

BMW Z8

El Z8 también pretendía romper el esquema tradicional bifaro de BMW. Las nuevas ópticas traseras del revolucionario modelo montaban luces de Neón. Esto permitía dibujar unas formas imposibles hasta el momento. BMW defendió el uso del Neón por su rapidez en la activación y sus posibilidades en tanto a diseño. Sin embargo, el paso del tiempo demostraría que este recurso era costoso y difícil de mantener. A esto hay que añadirle serios problemas de fiabilidad, aunque teóricamente esta tecnología garantizaba acompañar al vehículo durante toda su vida.

Interior BMW Z8

El cabrio alemán aún guarda en su guantera toda la documentación oficial del vehículo. Entre estos papeles se encuentran libros de mantenimiento y diferentes recibos firmados por el propio Steve Jobs. Otro detalle que también aporta un valor añadido al coche son dos matrículas californianas que reflejan ‘‘JOBS Z8’’. Entre todos los extras que incluye el coche, se encuentra un pequeño Motorola Startac. Al parecer, el gurú tecnológico guardaba bastante odio a este teléfono móvil.

En la guantera central del BMW Z8 se esconde un teléfono móvil que utilizó el mismo Steve Jobs y no, no es un Iphone

Steve Jobs disfrutó del Z8 durante algo más de dos años. En 2003 lo vendió a un comprador de Los Ángeles, que al cabo de un tiempo también lo transpasaría a un alto ejecutivo de San Francisco. Al cabo de un tiempo, el segundo propietario, arrepentido de su decisión, se puso manos a la obra para intentar recuperar el Z8. Su deseo se haría realidad en 2006 cuando conseguiría recomprarlo. Se estima que el precio de salida de la puja del Z8 de Steve Jobs se sitúe entre los 300.000 y los 400.000 dólares.

En Planeta del Motor: Músculo y tecnología en tamaño compacto: así es el nuevo BMW X2, el último integrante de la familia X de BMW | BMW podría estar preparando un M3 CS para despedir al F30, y estas fotos son la prueba

Sobre el Autor

Javier Jiménez

Sorry no comment yet.

Deja un comentario