Menu
Banner Colombes

Saludad al nuevo BMW M550d xDrive: el diésel de 400 CV y cuatro turbos que es (casi) tan rápido como un M5

Desde hace ya un tiempo, BMW decidió extender la denominación ‘M’ a más modelos de los que históricamente había sido habitual: un sólo M por Serie, como los M3 y M4, M5, M6 o el benjamín de la gama, el BMW M2. Sin embargo esta tendencia cambió hace unos años para añadir versiones muy prestacionales por debajo de los topes de gama mencionados antes. Así las cosas, actualmente BMW ofrece los M240i, el impresionante M760Li, X4 M40i, X5 M50d y X6 M50d como integrantes de la familia M Performance. Y el último miembro en unirse a tan noble estirpe es el BMW M550d xDrive, o dicho de otra forma: el Serie 5 diésel más potente de la historia y uno de los coches de gasóleo más rápidos del mercado.

BMW M550d xDrive: cuatro turbos, seis cilindros y 400 CV para ser el diésel más rápido de todos

Si hace tres décadas alguien hubiera hablado de un motor diésel de seis cilindros y 400 CV bajo el capó de un coche, con sólo 3 litros de cilindrada, probablemente se hubieran reído de sus declaraciones (ensoñaciones, dirían). Pero estamos en el año 2017 y la tecnología, amigo lector, avanza sin parar.

¿Cómo de rápida puede ser una berlina diésel? La respuesta es ‘mucho’. El nuevo BMW M550d xDrive monta un propulsor diésel TwinPower Turbo de seis cilindros, 2993 cm³ y cuatro turbocompresores (¡4!, la misma cantidad que un Bugatti Chiron) que rinde 400 CV a 4400 rpm. Aunque quizá lo más sorprendente es su cifra de par, que le permite unas recuperaciones de infarto: 760 Nm de par máximo, con 450 Nm disponibles ¡desde sólo 1000 rpm! Cifras que le hacen ostentar el título del motor diésel de seis cilindros más potente del mundo hoy en día.

Gracias a sus 400 CV y la tracción total inteligente, el M550d xDrive acelera de 0 a 100 km/h en 4,4 segundos. Dicho de otra forma: es tan rápido como el M5 F10

Para digerir ese torrente de potencia hay un sistema inteligente de tracción a las cuatro ruedas xDrive que reparte la potencia según las necesidades, y que envía esta a las ruedas vía un cambio automático de 8 velocidades (de serie). Con todo, el BMW M550d xDrive acelera en de 0 a 100 km/h en 4,4 segundos (4,6 s la versión Touring) y su velocidad máxima alcanza los 250 km/h (limitada electrónicamente). Unas prestaciones de infarto con las que el M550d xDrive consigue ser uno de los coches propulsados por gasóleo más veloces del mercado, y prácticamente igual de rápido que el M5 F10 con su motor V8 biturbo de 560 CV.

Por supuesto, en un propulsor tan avanzado no podía dejarse a un lado la eficiencia energética. Y es que, a pesar de las increíbles prestaciones de este modelo, el M550d xDrive homologa 5,9 l/100 km para la versión de cuatro puertas y 6,2 l/100 km en el caso de la variante Touring.

Lo mejor de M Performance para obtener un chasis a la altura del motor

Podríamos decir sin temor a equivocarnos que el motor es una obra maestra de la ingeniería. Y para estar a la altura de este, el departamento encargado de dar a luz bestias como el BMW M4 GTS se ha encargado de poner a punto el M550d xDrive.

La parte ciclo se pone a punto de forma mucho más deportiva que en el resto de la gama Serie 5. El BMW M550 xDrive cuenta con frenos de mayores dimensiones, suspensión deportiva rebajada en diez milímetros y la dirección integral deportiva de desmultiplicación variable Integral Active Steering, un sistema que facilita maniobrar a baja velocidad a la vez que aumenta la estabilidad del paso por curva. Opcionalmente se puede equipar una suspensión activa de dureza variable.

En la parte ciclo se combinan la dirección integral, suspensión deportiva rebajada y frenos de mayores dimensiones para un chasis a la altura del motor

El sistema de tracción integral permanente xDrive da prioridad al eje trasero a la hora del reparto de potencia, pero en condiciones de baja adherencia puede repartir la potencia de forma equivalente entre ambos ejes. Los neumáticos tienen medidas 275/35 R19 en el eje trasero y 245/40 R19 en el delantero, y opcionalmente se pueden equipar llantas de 20 pulgadas.

A nivel estético las diferencias también son evidentes, con un kit de carrocería específico para esta versión, paquete aerodinámico M, escapes dobles de gran tamaño, pinzas de freno pintadas en azul o las llantas de 19 o 20 pulgadas que, junto a la suspensión rebajada, confieren a este modelo un aspecto digno de llevar la M delante del número.

En el interior encontramos asientos deportivos M (opcionales) con tapicería de cuero Dakota o tapizados en tela/Alcántara, inserciones de aluminio y el volante deportivo firmado también por M. Por supuesto, en el BMW M550d xDrive no falta ninguna de todas las tecnologías presentes en el nuevo Serie 5: desde una amplísima variedad de sistemas de seguridad y asistencia a la conducción hasta los servicios de conectividad BMW Connected.

Fuente: BMW

En Planeta del Motor: BMW M760Li xDrive: 600 CV para no echar de menos un M7 | ¿El M4 perfecto? El nuevo BMW M4 CS, con 460 CV a medio camino entre el M4 normal y el GTS de circuitos

Sobre el Autor

Diego Gutiérrez

Aprendí a leer con los nombres de los coches que veía por la calle. A los 6 días de sacarme el carné, rompí un diésel atmosférico. Disfruto conduciendo cualquier cosa con motor y ruedas y en mis ratos libres estudio cosas ingenieriles.

Sorry no comment yet.

Deja un comentario