Menu
Banner Colombes

Me compré un 530i E39, y así es mantener un 3000 cc de 15 años (blog)

¿Nunca has pensado en deshacerte de parte de tus ahorros para comprarte alguno de esos coches que siempre has soñado tener? Sí, de esos que antes cuando eran nuevos te hubieran supuesto un crédito como media hipoteca y una letra mensual de la mitad de tu sueldo, y que ahora cuestan lo mismo que una moto. Pues yo, a causa de una oportunidad no pude resistirme a hacerme con un, a priori, fabuloso BMW 530i de caja E39, y esta está siendo mi experiencia.

Seis cilindros en línea, 231 cv (al menos cuando era nuevo) y 3.000 centímetros cúbicos de berlina alemana que pasa totalmente desapercibida entre el tráfico. Sólo otros conductores de BMW se giran a ver quién conduce el 530i cuando me adelantan en carretera o entre el tráfico.

Sin querer, al hacerme con mi 530i también compré uno de los coches que podría haber sido protagonista de nuestro artículo de coches potentes por menos de 5.000 euros.

Coches potentes por menos de 5000 euros

¿Por qué un 530i E39?

Esta unidad de 530i E39, además bastante peculiar en cuanto a imagen se refiere, la conocía desde hace tiempo, por lo que estaba medio seguro de la compra antes de tirarme a ella.

El dueño anterior era un hombre mayor que ya conocíamos en casa, por lo que estaba intacto en cuanto a modificaciones y el uso que había tenido no había sido ni mucho menos un uso racing. Sí que tiene varios desperfectos repartidos por toda la carrocería, a lo que luego se han unido golpes en las puertas que mis queridos compañeros de trabajo se han encargado de hacer diariamente al bajarse de sus santos coches.

La pintura corre a cargo de la línea BMW Individual, y BMW la llama Skarebeus Graun, Scarebeus Green en inglés y verde escarabajo cuando se lo cuento a mis amigos. No hubiera sido la elegida si yo hubiera comprado el coche nuevo, pero hay que hacer justicia y decir que hace que el 530i sea casi único, ya que no son muchos los BMW salidos de fábrica con este color de carrocería y no he visto nunca ningún BMW en la calle con este color, sólo por internet, e incluso en la red son difíciles de encontrar. Tiene un efecto que parece nacarado, ya que a plena luz del día no dudas en que se trata de un verde oscuro con reflejos morados, pero cuando oscurece se torna a un morado con tintes verdes. Como ya he dicho, no hubiera sido mi elección si lo hubiera podido elegir nuevo, pero es una característica que hace que el 530i sea distinto al resto de E39 que hay en la carretera.

El interior está casi nuevo, con el asiento del conductor siendo el único componente que denotaba uso, ya que la parte trasera está casi a estreno. Además el volante era el típico de la serie M de los noventa, con un ribete en contraste en la parte baja que al igual que la pintura no he visto en ningún otro coche.

El BMW Serie 5 E39 tal vez sea, junto al E60, los BMW Serie 5 con más seguidores a nivel mundial, con múltiples clubs y piezas de aftermarket

Mi compra se basó en dos motivos, el primero por pura necesidad, me mudaba a Málaga por motivos de trabajo y necesitaba un coche de manera inminente para no requisar alguno de mis padres de manera furtiva, y el segundo en una oportunidad que por poco no podríamos llamar ganga, ya que el coche costó sólo 2.000 euros con 193.000 kilómetros en el odómetro y un sólo un dueño a sus espaldas, el resto de Serie 5 que estaban en el mercado por entonces y en similar estado se encontraban desde 4.000 euros hacia arriba.

Tras leer algunas opiniones sobre el modelo y este motor en concreto y comentarios como ‘es una roca’, ‘ese modelo con ese motor dura más que el conductor’, ‘si lo vendes es porque te has aburrido de él’ y muchos que aseguraban que era el mejor motor que BMW había fabricado, decidí meterme de lleno en la aventura y ver cómo es eso de mantener un coche de seis cilindros y 3.000 centímetros cúbicos de gasolina con 15 años.

El coche tenía un historial de mantenimiento impecable, con los tres últimos años casi parado a tiempo completo a excepción de los veranos y uso esporádico que mi padre le había dado a cargo del dueño, ‘para que estirase las  piernas’ y poco más.

Empieza el baile de cifras

Una vez confirmada la compra al dueño me dispuse a tramitar el cambio de nombre del vehículo y a sacar un seguro a mi nombre. Pequeña fue la sorpresa cuando en la gestoría donde en casa siempre hemos hecho todas las gestiones, que el coste de la transacción es de casi 400 euros, no había más remedio que pagarlo porque aun con ese aumento seguía siendo muy buena compra. Eso sí, lo hice a través de una gestoría, si quieres ahorrarte un pico mejor personarte en las oficinas de tráfico para hacer la transacción tú mismo. Una vez tramitado el cambio de nombre, tocaba sacar un seguro.

Voy al mismo corredor de seguros al que han ido mis padres toda la vida, el del barrio. Y pequeña es mi sorpresa de nuevo cuando tras múltiples intentos delante mía con distintas aseguradoras, finalmente me dicen que no pueden asegurar mi coche a mi nombre. Y es que un conductor de 24 años, comprando un BMW de cilindrada alta huele a chamusquina para cualquier aseguradora, lo comprendí pero me enfadó enormemente. Además no podía asegurarlo a nombre de mi padre sin que el precio se disparara ya que el titular del coche era yo mismo.

Al final, al más puro estilo Rastreator, acabé contratando un seguro por internet, un poco a ciegas y no muy seguro del todo, pero si quería conducir mi coche tenía que hacerlo y pronto. Como consecuencia me acabé tirando al precio más barato que me decía el rastreador de seguros, con un coste final de 800 euros anuales. Resumiendo, antes de haber podido conducir el coche ya me había costado 1.200 euros que en cualquier otro coche más racional habría sido menos de la mitad.

Aun así los primeros días transcurrieron entre la ilusión de no creerme lo que llevaba entre manos, la sorpresa de no creer lo bien que funcionaba el coche en todos los aspectos y la tercera es que el consumo no era tan descabellado como había pensado en un principio. La ilusión podía con todo lo anterior.

Pasaron los meses y mi impresión del coche no cambió, a todo el mundo que me preguntaba le contestaba lo mismo ‘estoy contentísimo con él’, a pesar de que todo el mundo decía que parecía de abuelo y además también tenía que aguantar de vez en cuando comentarios como ‘aquí la música que pega es un cassette de Bertín Osborne’, dado que es una berlina de lujo con unos años a sus espaldas, lector de cassette y un look un tanto vintage en el interiora causa de la madera.

Pero soy de naturaleza quemada, y de la manera más espontánea y casual, un día me vi casi obligado a dejarle claro a mi compañero Diego que mi 530i podía más que un Audi A6 que, fortuitamente, él llevaba entre manos. Coincidimos en mi salida del trabajo con el consecuente ‘pique’ de apenas 20 segundos. Obviamente ‘ganó’ mi 530i. Pero buen susto que me llevé cuando llegando a casa y antes de entrar a mi garaje el olor a quemado inunda el habitáculo de repente y una pequeña columna de humo emerge de la parte izquierda del capó.

¿Resultado? Luz de avería de motor por anomalía en los cilindros 3 y 5, y la columna de humo se debía a que el radiador estaba podrido y vertía líquido refrigerante a las correas de accesorios, y ésta lo repartía por todos lados, ya que el radiador estaba podrido.

En total la broma se fue a los 660 euros entre cambio de bujías, reposición de líquidos, radiador nuevo, y además se le cambiaron los filtros de aire y gasolina y el manguito de la bomba del líquido de la dirección, que también tenía fuga. Sumando costes, el coche me ha costado ya 3860 euros.

¿Hablamos de consumos?

Conduzco el 530i E39 a diario, y gracias a que en este momento de mi vida no estoy haciendo muchos kilómetros, correr con el gasto de gasolina no es tan doloroso como lo sería si hiciera más recorrido. Y ojo, he dicho ‘tan doloroso’, porque gasta bastante. Para poner las siguientes cifras en contexto, el 70% del tiempo conduzco por autovía y el resto por ciudad.

Antes de tirarme a la compra, hice números para ver realmente cuánto dinero tendría que gastar mensualmente en combustible, y para ir con un colchón suficientemente grueso calculé unos 15 litros a los 100 kilómetros, por lo que una vez que empecé a conducirlo a diario la sorpresa fue positiva, aunque no quita que el consumo siga siendo importante.

La media total, en el momento en el que escribo estas líneas, está en 10 litros a los 100 kilómetros, y ha habido semanas en las jugando a ser eficiente he sido capaz de mantenerlo entre 8,5 y 9 litros a los 100, pero estos consumos exigen demasiada atención y llega a cansar. Los 10 litros son sin tener especial cuidado con el acelerador, y dándome alguna alegría en incorporaciones a autovías y sacando a pasear la zaga en las mismas rotondas todos los días (sólo un par de ellas, no más, lo prometo).

Vivo y trabajo en Málaga, pero siempre que tengo días libres vuelvo a Marbella a casa de mis padres, lo que ayuda a tener el consumo en esos 10 litros gracias al tramo de carretera de 60 kilómetros entre ambas ciudades. Sólo en ese tramo de 60 kilómetros, donde el V6 del F-Type promedió los 9 litros y el 370Z Nismo 8,5 litros, a ritmo de tráfico y sin cuidado, mi 530i gasta 7,5 litros, con zonas de 80 km/h  y otras de 120.

Intento no resetear el consumo si sé que voy a pasar mucho tiempo por ciudad, pero alguna vez no me he resistido y las cifras que se ven si sólo manejo por las calles de Marbella son curiosas, de entre 15 y 20 litros con tranquilidad, sin piedad ninguna. No me quejo, pero no deja de causarme cierta inquietud saber cuánto gasta en estas condiciones.

Si trasladamos todos estos litros a euros, los 71 litros del tanque suponen unos 85 euros por cada repostaje (normalmente desde que llega a reserva), y reposto de media tres veces al mes, y con ello tengo para unos 550 kilómetros por tanque. Total… En 7 meses de uso he hecho unos 10.000 kilómetros, que me han supuesto unos 1.500 euros de gasto de gasolina de 95 octanos.

Conclusiones

No os voy a ocultar que he llegado a ponerlo en venta, en pro de conseguir dinero para una entrada para un GTI usado o algo un poco más nuevo y práctico, ya que me sobra coche por todos lados (hablando del tamaño del mismo). Pero nadie se ha llegado a interesar del todo por él, y además siento que si lo dejara escapar probablemente me arrepienta.

Tras estos meses de experiencia mi plan es mejorar su estado poco a poco. Paragolpes del paquete M junto a una mano de chapa y pintura, una línea de escape que desbloquee el sonido del 6 en línea (que suena fino pero no fuerte) y todavía tengo pendiente hacer que sea un coche para llevarme de curvas, por lo que la suspensión será el tercer punto a revisar si no se me cruza otro coche en el camino que vea más lógico o me guste más que mi 530i, aunque lo segundo está complicado. ¡Ah! Probablemente el acabado en madera interior lo acabe cambiando por otro tono de madera u otro material o color que no quede tan de ‘abuelo’, para ir evitando los comentarios del cassette de Bertín Osborne.

Para acabar, os dejamos con tres consejos que son cruciales a la hora de hacerse con un coche de este tipo.

  1. Mucho ojo a la cilindrada del coche de cara a el cambio de titularidad y al coste del seguro, como en mi caso puede suponer un desembolso extra considerable que incluso puede dejarte la transacción en jaque.
  2. Atención al mantenimiento que haya tenido. Yo mismo, ni siquiera con un historial de mantenimiento impecable he podido librarme de tener que invertir más de la cuenta, por lo que deberás tener dinero preparado para ciertos imprevistos.
  3. Si te asusta el consumo que pueda llegar a tener, contrasta con usuarios de foros y redes sociales que usen el mismo modelo que tú planeas comprar, ellos mejor que nadie te podrán dar números. Yo en mi caso hice cuentas contando con un consumo de unos 15 litros a los 100, que después ha sido mucho menos.

En Planeta del Motor: ¿Cuánto cuesta mantener un BMW M3 E36? Ten ciudado al comprar un deportivo usado | Coches potentes por menos de 5000 euros

Sobre el Autor

Álex González

Ya de chico todo el mundo sabía que de regalarme algo, tenía que ser relacionado con coches. Y unos veinte años más tarde la cosa no ha cambiado. Siempre a la última en actualidad del motor y las nuevas tecnologías que lo rodean.
Comments (4)
  • Johnny

    Hola Alex González que tal.

    Mira tengo un BMW 320 CD 150CV de la caja E46, de finales del 2005. Es decir uno de los ultimos Coupes de la E46.

    La verdad que super contento con el, no me puedo quejar, equipado con casi todos los extras posibles, tambien añado que es una version INDIVIDUAL como la de tu E39.

    Cuestion, la pintura es exactamente la misma que la de tu E39, Identica lo que lo hace un coche muy poco visto y casi unico diria yo.

    Mi pregunta, sabrias decirme el codigo de color de esta pintura, o darme informacion acerca de la cual, ya e visto en tu comentario el nombre del color pero por si podias añadirme el codigo exacto, ya que en mi coche no biene la pegatina del color y no se por donde sacarlo para futuramente montar kit M y tener el mismo color en los paragolpes y demas.

    Te lo agradeceria.

    Gracias.

  • Javier

    Tengo un 528i. Es imposible que el radiador vierta líquido refrigerante sobre la cadena de distribución, en todo caso será sobre las correas de accesorios. Deberías aprender lo justo de mecánica para hacerte tu mismo las operaciones básicas de mantenimiento, tus facturas se reducirían enormemente.

    • Álex González

      Hola Javier,

      Toda la razón, era a las correas de accesorios. Corregido.

      Un saludo.

Deja un comentario