Menu
Banner Colombes

Alfaholics GTA-R 290: Cuando pureza e innovación se unen

Hoy día una de las mayores tendencias en la restauración de alto nivel y presupuesto son los llamados Restomods. Este término se podría traducir como una mezcla entre “restaurar” y “modificar”: devolver a un vehículo clásico en sus horas bajas el esplendor de fábrica, conservando su aspecto original o con unas mínimas modificaciones estéticas, pero que por dentro equipe un motor de alto rendimiento y elementos de alta calidad y tecnología. Con ello se crea una máquina capaz de plantar cara en circuito a cualquier deportivo actual de semejantes especificaciones técnicas, pero con el añadido de que por fuera sigue siendo un esbelto deportivo clásico que para nada hace intuír la descomunal potencia que guarda, salvo en pequeños detalles.

Puede que los más “puristas” prefiramos el modelo de fábrica al completo, incluyendo el motor, transmisión y todos los demás problemas y averías intrínsecas que conllevan poseer un clásico, bien sea por su valor o, en cierto modo, por su encanto. Curiosamente este pensamiento también es el de dichos preparadores, y la solución es sencilla: Se usa el chasis y la carrocería de antaño, pero se adapta para que monte un motor mejorado de la misma marca. Por supuesto lo único que conserva original es el caparazón, pero es de agradecer que estos preparadores pongan tanto mimo para que sus coches, más que una “transformación” sufran una “actualización” (Extrema, eso sí.)

Esta filosofía se hizo famosa por el ya conocidísimo Porsche 911 4.0 by Singer; un 911 (964) de principios de los noventa con aspecto de las primeras generaciones de los 60/70, pero ¡Sorpresa! la mecánica de un 911 GT3 4.0 tipo 997. Ahora el preparador de Alfa Romeo inglés Alfaholics ha hecho lo propio con otra obra maestra del pasado: el Giulia GTA.

Alfa_GTA-R (9)

Chasis

Reinventando el monocasco

¿Qué ha hecho Alfaholics para hacer la preparación definitiva al considerado el mejor Alfa Romeo de la historia? Imaginaos al Giulia en los huesos: solo chasis y carrocería. Para empezar se sustituyen capó, puertas y maletero por otros de fibra de carbono, se refuerza todo el conjunto y se le aplica soldadura de cordón. Nos queda un chasis monocasco para soportar un total de 830 Kg, reforzado y aligerado para aguantar todo lo que viene a continuación, pero con un envoltorio igual de elegante y sencillo que hace 50 años.

Motor

Innegable alma de Alfa

Aquí la gran duda y el gran acierto: ¿Qué motor se le pone? Alfaholics se decanta por no salir de la marca italiana con el Twin Spark de 2.3 litros del Alfa Romeo 75. A medida que investigo pienso en el enorme acierto que supone mezclar un clásico como el Giulia GTA con otro motor igual de icónico dentro de la marca por aspectos como su doble encendido o su distribución variable (esto último fue la primera vez que se utilizó en un coche de calle). Para terminar de afinarlo se le acopla un sistema de inyección electrónica Motec, se mejoran los componentes internos, se le añade un escape artesanal de acero inoxidable y un diferencial autoblocante mecánico. Mi escepticismo purista (Y probablemente el tuyo también) se terminó de diluír tras ver esta foto:

Alfa_GTA-R (1)

Seguís viendo el Twin Spark de inyección electrónica, pero con una tapa de válvulas artesanal hecha de aluminio que, junto con las trompetas de admisión, hace que a cualquier amante del motor clásico nos venga a la mente ese sonido de ralentí acelerado e irregular con el motor en frío… Precioso.

Las cifras dan nombre a este Giulia renacido: 240 CV a 7.000 rpm para mover 830 Kg implican a su vez una potencia de 290 CV/Tonelada. Incluso la relación potencia-peso es tan descabellada como en otros modelos del pasado pero, por suerte, los sistemas de suspensión, frenos y dirección también han evolucionado para estar a la altura: Brazos de suspensión de titanio, barras y amortiguadores de aluminio regulables. Los frenos no dejan de ser contundentes a pesar del poco peso: discos Superleggera ventilados de 300 mm con pinzas de freno de 6 pistones delante y 2 detrás, a juego con los neumáticos Yokohama.

Curiosidad: El GTA-R 290 puede equipar dirección asistida eléctrica regulable, o no equipar ninguna asistencia en la dirección por si quieres sensaciones de antaño tanto como para tomar curvas como para aparcar.

Alfa_GTA-R (6)

Interior

Tanto para circuito como para rutas

El interior es un trabajo de restauración igual de soberbio que los puntos anteriores. Mención especial a los backets Recaro con soporte lumbar ajustable, el volante momo Prototipo y a la jaula antivuelco forrada en cuero a juego con el salpicadero con acabado en alcántara. Quizás en el habitáculo sea donde más se haga notar esta asombrosa “puesta al día” del Alfa, con varios recubrimientos insonorizantes y la inclusión de aire acondicionado. No obstante ésto concuerda con la sentencia con la que Alfaholics termina la presentación del GTA-R en su web:

“¡…tan capaz de recorrer Nürburgring en menos de 8 minutos como de pasear por las calles de Mónaco!”

Y de lo primero podemos hacernos una idea aproximada con este vídeo:

Realizar un trabajo así en un coche clásico que podría estar al borde de la prensa hidráulica es el mejor homenaje que pueda tener; volverlo a “crear” de nuevo con la misma dedicación y artesanía que antaño, pero con la técnica y precisión actual. Ya no se hacen coches como los antes, sí, pero tampoco se podían hacer como hoy día.

 

Sobre el Autor

Agustín Martínez

Mecánico de camino a ser Ingeniero Mecánico. Amante de los coches desde la infancia; todo comenzó con un Citroën ZX y en algún momento seguirá con un Porsche 911. Otra gran afición que tengo son los videojuegos de conducción, por lo que también podéis verme escribiendo sobre ellos aquí o jugándolos como Gustingorriz
Comments (2)
  • Ander Arribillaga

    Me he enamorado. Me gustan las restomod, porque casi siempre (siempre hay excepciones) suelen hacerse con mucho mimo y amor, sin desvirtuar el coche original.

    • Agustín Martínez

      Exacto, por eso hablo de “escepticismo purista”; lo fácil hubiera sido incrustar un motor actual, sobrealimentado y de más cilindrada que no recordaría en nada a un Giulia, pero esta gente en cambio ha utilizado un motor mítico de Alfa y ha cuidado hasta la apariencia exterior. ¡Un trabajo 10!

Deja un comentario